LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

lunes, 24 de diciembre de 2012

LA NAVIDAD ¿QUIÉNES LA CELEBRAN?

No escribo este artículo con ánimo de polemizar. Lo hago porque hoy tengo tiempo de sobra para escribir. No puedo hacer otra cosa. Y puesto que muchos celebran la Navidad, "por qué no referirme a ella", he pensado. Desde hace más de un mes he reflexionado mucho sobre esta fecha, como lo hago cada año. Lo que más me hace reflexionar es esa febril búsqueda de regalos de tanta gente obsesionada por los preparativos para celebrar una fecha que se contradice mucho justamente con toda esa euforia, con esas ansias de consumir y derrochar.

En otros artículos me he referido a esa absurda carrera contra el tiempo para comprar regalos, que antes eran para los niños, pero que ahora son para todo el mundo. Todos compran desesperadamente muchas cosas para regalar y esperan -al mismo tiempo- recibir regalos de todos. Muchas veces se regalan cosas innecesarias y en exceso. Una persona puede recibir un mismo presente de distintos familiares y amigos. Cada cual quiere figurar como el más generoso o el más "carinoso" y se hacen regalos incluso a muchas personas a las que se detesta. Es una especie de hipocrecía, acciones que son resultado de la presión social que obliga a comprar y regalar. Y pensar que todo eso comenzó con la idea de los llamados "Reyes Magos" o "Sabios" (que no eran más que humildes pastores) que se supone le llevaron oro, incienso y mirra a quien se consideraba el hijo de Dios. Pero esos regalos, de acuerdo a las narraciones cristianas, eran porque se ofrendaba al niño Jesús. No eran regalos para todos los niños ni para incentivar el consumismo ni el interés por cosas materiales. El mensaje que traía el supuesto hijo de Dios era espiritual, era de amor y humildad. Es decir, todo lo contrario a lo que hacen la mayoría de los cristianos del mundo.

Ahora la pregunta inicial de este artículo: ¿Quiénes celebran la Navidad? ¿Y, por qué lo hacen?

Los seres humanos somos en la actualidad una barbaridad de más de seis billones, casi siete. Y de esa enorme cantidad de hombres y mujeres, sólo el 33% celebra esta fiesta religiosa. Esto quiere decir que sólo la tercera parte de la población mundial es cristiana. En el siguiente enlace (Qué religión tiene más fieles en el mundo) se puede ver la cantidad de fieles que tiene cada una de las religiones que están incluidas en cinco grandes fuentes principales. Cabe hacer notar que los no creyentes somos aproximadamente 15%, más de un billón de personas.

Ahora bien, el 85% de los humanos que pertenecen a una religión ni siquiera tiene idea de por qué creen. Si miramos el mapa del mundo podemos constatar que las religiones se han concentrado en distintos puntos bien marcados por límites que antes fueron imperios de distintas dinastías y monarquías, muchas de las cuales se mantienen en países europeos y asiáticos. Las que antes fueron colonias de los países europeos tienen la misma religión que tenían las potencias colonizadoras. Lo mismo que el idioma, también impuesto por los colonizadores.

Debo recordar a mis lectores que todas las religiones se impusieron por la fuerza. Si se estudia la Historia Universal, indiferentemente de quienes sean los autores de libros que se han escrito sobre el tema, eso es fácilmente comprobable. Sólo en los últimos decenios se han expandido en forma pacífica aunque siempre con la ayuda económica de empresas con intereses económicos bien definidos. Los antepasados de los actuales creyentes no tuvieron posibilidad de elegir entre creer o no creer ni tampoco de elegir una religión por voluntad propia. Menos aún podían elegir no creer. Aún en nuestros días se mira muy mal a quienes no creemos, a quienes hemos elegido nuestra forma de pensar sin presiones de ninguna naturaleza.

Hoy como ayer, las religiones se van traspasando de padres a hijos, sin que estos tengan posibilidad de saber que hay otras religiones y otras formas de pensar. En la religión católica, por ejemplo, se bautiza a los bebés. Se les impone la religión antes de que estos puedan discernir sobre ideas religiosas. Y después se les impone una serie de otros sacramentos, como la confirmación.

Otra característica importante de las religiones, en general, es que aprenden dogmas y doctrinas, sin razonamiento crítico y sin cuestionamiento alguno. Se repiten oraciones y frases, se citan evangelios, muchas veces sin saber siquiera el significado de las palabras. Se las "interpreta" de muchas formas posible, de acuerdo al criterio individual o de grupo.

Invito a mis lectores a leer mi blog AL FINAL DEL CAMINO, que es sólo el inicio de un profundo estudio sobre las religiones.

Los cristianos celebran hoy la Navidad porque han sido educados por las religiones y por los Estados, la mayoría de los cuales siguen imponiendo las creencias religiosas a pesar de declararse laicos, como es el caso de Venezuela y muchos otros países.