LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

miércoles, 30 de enero de 2019

VENEZUELA: CRÓNICA DE UNA INTERVENCIÓN ANUNCIADA MIL VECES. PRIMERA PARTE.

Antes de referirme al caso específico de intervención en Venezuela quiero hacer un resumen de cómo se ha intervenido en cientos de países o pueblos desde la Antigüedad hasta nuestros días, algo que lamentablemente mucha gente ignora o ha olvidado. 

Nota del 10 de febrero de 2019: enlace a un importante artículo del diario PÚBLICO, publicado el 9 de febrero. Buen trabajo periodístico.

Hay muchas formas de intervenir un país, desde las más silenciosas y sofisticadas hasta las más violentas y crueles. Es una característica de las potencias colonialistas como lo fueron marcadamente en su tiempo los países europeos como Portugal, España, Francia, Inglaterra, Hollanda, Bélgica y Alemania. Así lo fueron también todos los imperios que existieron en la Antigüedad, como los imperios griego, romano, egipcio, persa, ruso, chino, mongol, etc.

Con el surgimiento del Capitalismo fueron naciendo potencias disfrazadas de democracias que no son otra cosa más que herencias de los antiguos imperios y colonias. La única excepción la hicieron los países que, de alguna u otra manera, se declararon socialistas. Y no me refiero a los países en los que ha gobernado la Internacional Socialista (que es una asociación de partidos que se ha apropiado de la palabra socialismo para encubrir un tipo de capitalismo que pretende ser más suave que el capitalismo salvaje pero que no deja se ser capitalismo). Cabe recordar que los bolcheviques rusos tenían como primer objetivo terminar con las guerras absurdas, entre otras la Primera Guerra Mundial. Que los intentos de instaurar el socialismo fracasaron en la mayor parte del mundo es un tema que se debe analizar por separado. Pero el socialismo era y es todo lo contrario a las guerras y al establecimiento de colonias o imperios.

El Capitalismo triunfó sobre el sistema feudal que existía en Europa durante el Absolutismo. Pero luego se fue ajustando de tal modo que la mayoría de los reyes y nobles se convirtieron en capitalistas. Por supuesto que hubo hombres (en una inmensa mayoría) y  algunas mujeres que pertenecían a clases sociales inferiores que lograron amasar grandes fortunas de dinero, lo que es la base del capitalismo. Tanto los antiguos explotadores de las clases nobles, como los nuevos explotadores burgueses, se apoderaron de las tierras productivas  y se hicieron propietarios de los medios de trabajo. Y es así como se fueron apoderando de las riquezas de otros países, a los que mantuvieron dominados tanto militar como económicamente. 

En América Latina, Asia y Africa se sumaron a los antiguos explotadores los nuevos ricos, en su gran mayoría hijos de colonos extranjeros. Con el tiempo fueron formándose nuevos grupos de latifundistas y empresarios que poco a poco fueron fundiéndose con la banca y los medios de comunicación. Una característica fundamental de los capitalistas actuales es la especulación y la apropiación indebida de propiedades, tierras y recursos naturales. Uno de los instrumentos más avanzados de dominación económica son, además de los bancos y compañías de seguro, las empresas financieras, en cuyo tope está el FMI (Fondo Monetario Internacional). Este ente tiene como función facilitar préstamos a  los países que necesitan ayuda económica. Pero esos préstamos siempre están condicionados a requisitos que implican aplicar determinadas medidas económicas en los países que reciben los préstamos, lo que en la mayoría de los casos, prima más que las leyes o el sistema de gobierno de esos países. Además, quienes se benefician de esos préstamos son grandes empresas, que reciben dinero del Estado, con un interés muy bajo. Luego desvían sus fondos a actividades distintas a las que se han comprometido y utilizan el dinero para negocios muy lucrativos por los que no pagan impuesto alguno. Poco a poco van vendiendo o declarando en quiebra las empresas que no les sirven y ya no pagan su deuda contraída con el Estado. Resultado: el país se endeuda, los ricos se hacen más ricos y la población se mantiene en la miseria. Para lograr esto se utiliza a políticos corruptos -que se llevan una buena tajada- para legislar o dictar medidas que permitan esconder las actividades criminales de muchos empresarios. Muchas veces son los mismos políticos los que utilizan el dinero para hacer sus propios negocios. Naturalmente que siempre van a mostrar una parte buena, para conformar a la población, la que puede experimentar mejorías en su economía y así creer que su país "está bien".

El Capitalismo (liberalismo o neoliberalismo) se basa en la propiedad privada de los medios de trabajo y la explotación de la fuerza de trabajo (mano de obra) de los trabajadores (que no tienen posibilidad de acceder a los medios de producción). Se habla de la libre competencia, que no es más que una forma hermosa de esconder la injusticia social, porque es imposible que todos los ciudadanos de un país puedan ser propietarios. Siempre se va a necesitar una gran oferta de fuerza de trabajo, es decir, millones de trabajadores que sólo tienen su capacidad física y mental para originar riquezas que aumentarán las fortunas de los dueños de los medios. De lo contrario, el sistema capitalista no podría existir. También se habla de la oferta y la demanda, una "ley económica" que regula los precios del mercado con respecto a la venta y compra de bienes y servicios. Pero incluso las grandes potencias económicas capitalistas entienden que el Estado debe regular la economía, de una u otra forma. Si eso no se hace, se produce una anarquía total y una imposibilidad de gobernar o administrar un país.

América Latina tardó mucho tiempo en librarse de los colonialismos portugués y español, prácticamente cuatro siglos y un poco más. Uno de los sucesos que marcaron el siglo IV fue el "descubrimiento de América": 
                                                fuente
En los finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX comenzaron las guerras de la independencia de América Latina.


                                            fuente
Pero la independencia de nuestros países de las metrópolis no significó cambios sustanciales para la mayoría de la población, puesto que los libertadores pertenecían a la misma clase burguesa. La diferencia fue que, en lugar de obedecer a  España y otros países coloniales, se declararon repúblicas independientes, gobernadas por criollos o nacidos en los nuevos países. Muchos de esos criollos eran hijos de colonialistas extranjeros o mezcla de distintas razas. Si bien es verdad se erradicó la esclavitud, los indígenas o descendientes de las clases más bajas de la sociedad siguieron siendo explotados como lo habían sido antes. Hubo algunas excepciones, como es el caso de Simón Bolívar, que quiso ir más allá, deseando bienestar para todo su pueblo. Pero Simón fue traicionado y debió renunciar a su cargo de Presidente de la Gran Colombia y decidir exiliarse en Europa. Lamentablemente no logró ese objetivo porque se vio aquejado de una enfermedad pulmonar que posiblemente provocó su muerte. También se sospecha que pudo ser asesinado.

Desde el inicio de las repúblicas, hubo luchas entre distintos partidos políticos, algunos de los cuales se fueron radicalizando y propusieron reformas que incluían medidas de justicia social. No se las llamaba así y tampoco lo eran, pero beneficiaban -en parte- a la mayor parte de la población. A medida que pasaron los decenios fueron naciendo nuevos partidos políticos, cada cual con nuevas ideas. Los partidos que más dominaron fueron los partidos de corte conservador y liberales, que se alternaban en el poder. Cuando se llegó al siglo XX ya habían aparecido movimientos que más tarde se transformarían en partidos socialistas e, incluso, comunistas. Ejemplo de esto fue la fundación del Partido Comunista de Chile, en al año 1922. Este partido nunca tuvo posibilidades de llegar a gobernar. Sólo lo hizo mucho más tarde, junto al partido radical. Obtuvo un par de ministerios en una coalición liderada por Gabriel González Videla, quien luego traicionaría a los comunistas y los enviaría a campos de concentración. Esto, como en muchos otros casos, fue debido a la influencia de los gobiernos norteamericanos. En 1970 volvió a participar en un gobierno, en coalición con el partido Socialista, gobierno que fue derrocado en 1973 por Augusto Pinochet, que fue apoyado abiertamente por empresas norteamericanas como la ITT (International Telephone and Telegraph Corporation) y el gobierno norteamericano, con su presidente Richard Nixon y el canciller Henry Kissinger ( que ese mismo año obtuvo el Premio Nobel de la Paz...). De todo eso fuimos testigos quienes vivíamos en Chile en esa época. Quienes militábamos en partidos de izquierda vimos como eso sucedía pero la gran mayoría de la población lo ignoraba o lo negaba. Muchos anos después se confirmó que eso era verdad puesto que aparecería en los documentos secretos que se divulgaron cuando ya no tenía importancia. 

El Golpe de Estado en Chile en el año 1973 fue uno de los muchos que se sucedieron en América Latina  -todos planificados en Estados Unidos y apoyados con información y logística, utilizando militares corruptos y ambiciosos, ansiosos de poder- para impedir que hubieran cambios de importancia que favorecieran a las clases más desposeídas y al resto de la población. 

Continúa en la siguiente entrada, segunda parte.
CÓMO LEER MS BLOGS