LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

jueves, 22 de marzo de 2012

MUERTE DE HIJA DE CÓNSUL CHILENO EN MARACAIBO, VENEZUELA

                                               fuente
Muchos medios de comunicación y personajes políticos han hablado de asesinato y se intenta sacar provecho político de la muerte de una joven venezolana, Karen Berendique, hija del cónsul chileno en Maracaibo, Venezuela. Incluso en esferas del gobierno venezolano y medios de comunicación públicos, como VTV, se ha utilizado la palabra asesinato.

Por supuesto que las circunstancias que provocaron la muerte de la joven no son las más deseables. Es verdad que se incurrió en varios errores, que obligarán a la policía venezolana (incluidos todos los cuerpos policiales, tanto nacionales como locales y regionales) a revisar sus rutinas de trabajo y a corregir los errores que llevaron a la desagradable y grave situación y otros similares.

Pero no se debe incurrir en el error de juzgar antes de tiempo a un grupo de policías que estaban llevando a cabo un trabajo necesario para luchar contra la delincuencia organizada que impera en el Estado Zulia, uno de los estados en los que más asesinatos, asaltos, robos y secuestros se registran en el país. 


Si bien la policía de investigaciones, la Guardia Nacional y otros entes policiales del gobierno tienen cierta capacidad de acción en el Estado occidental de Venezuela, las policías que tienen mayor responsabilidad en la lucha contra la delincuencia en la ciudad de Maracaibo son la Policía Regional, que obedece las órdenes del Gobernador Pablo Pérez (representante de oposición) y Polimaracaibo, que obedece a la Alcaldía de Maracaibo, actualmente también en manos de una representante de la oposición.

Es de conocimiento en toda la población zuliana que los dos últimos cuerpos policiales mencionados cuentan con muy mala reputación, por la gran cantidad de sus miembros que tienen o han tenido conexión con mafias de narcotraficantes, contrabandistas, cobradores de vacunas, secuestradores, paramilitares, etc. De las dos policías, la que cuenta con menos confianza en la población es la Policía Regional, que ha estado al mando de gobernadores de oposición durante muchos años.

De acuerdo a lo escrito anteriormente, se puede entender que la CICPC (Cuerpo Científico de Investigaciones Penalísticas y Criminales) y otros cuerpos policiales se enfrentan a presiones y peligros mayores que en otros estados venezolanos. Por otra parte, no hay que olvidar que todos los organismos del Estado Nacional, de los gobiernos locales y regionales, además de todos los entes administrativos, tienen en sus filas a funcionarios que llevan decenios trabajando en sus puestos y muchos de ellos son funcionarios corruptos o de mentalidad represiva, de acuerdo a los principios de defensa de un estado burgués. A causa de eso, muchos funcionarios nuevos pueden ser arrastrados a continuar trabajando como se ha estado haciendo desde siempre, de acuerdo a modelos represivos de la sociedad capitalista.

Si estamos conscientes de las deficiencias que los aparatos de defensa de la República tienen y de las causas que las originan o han originado, podemos hacer un análisis de lo que aconteció aquella noche cuando la señorita Karen Berendique fue herida de muerte.

En primer lugar tenemos que tener bien claro qué significa asesinato, que no es lo mismo que homicidio doloso ni homicidio involuntario u otro tipo de homicidio. Si no sabemos bien la diferencia entre estos delitos no podemos utilizar una de sus acepciones sin cometer el error o delito de difamación o calumnia.

Definición de asesinato.

Crimen alevoso y premeditado. En algunos países se lo denomina homicidio calificado. El delito consiste en quitar la vida a un ser humano, habiendo efectuado el acto delictivo con la intención última de causar la muerte. La intencionalidad obedece a un plan premeditado. Se podría decir mucho más al respecto y se podrían citar muchos ejemplos pero con esta breve descripción basta para entender el significado de la palabra. Hay muchos aspectos que pueden determinar el grado de gravedad del asesinato, como hacerlo por encargo a cambio de dinero, por venganza o por motivos políticos, racismo, etc.

Si hemos entendido bien la palabra asesinato, tenemos que analizar los hechos y determinar si hay indicios, sospechas o pruebas que avalen una acusación del delito señalado. 


Algunas de las preguntas que se deben hacer son, entonces:
¿Hay sospechas, indicios o pruebas que indiquen, señalen o demuestren que se ha cometido un asesinato?
¿Se persiguió a un vehículo (o sus ocupantes) con la intención de matarlos?
Los policías, una vez constatado que había una persona herida, ¿la dejaron abandonada para que muriera?
¿Hubo planificación, por parte de los policías, para detener a un vehículo determinado, conociendo la identidad de sus ocupantes
¿Hubo conocimiento, por parte de los funcionarios policiales, de que los ocupantes del vehículo que se dio a la fuga en el control policial no eran delincuentes?

Se podrían hacer muchas otras preguntas y encargar la investigación a organismos superiores antes de especificar y asegurar la existencia de un delito (ya se han dictado órdenes al respecto). No se debe, por lo tanto, acusar de asesinato a los funcionarios policiales involucrados en la muerte de la joven, en este caso. Incluso en los casos en los que existen pruebas y testigos de un delito, siempre se debe respetar la presunción de inocencia. En términos jurídicos se habla de presuntos culpables. Todo acusado es inocente hasta que se demuestre lo contrario y se dictamine condena penal. Cabe recordar, también, que una vez dictaminada la sentencia por un juzgado o tribunal, existe la posibilidad de apelar a instancias superiores, como Corte de Apelaciones y Tribunal Supremo de Justicia.

Si nos atenemos a las informaciones conocidas hasta la fecha, nada indica que se cometió un asesinato. Sin embargo hay otros delitos que pueden considerarse como presuntos, como es el caso de homicidio involuntario.

Vamos al escenario de los acontecimientos:

Un día viernes por la noche había un control policial. La policía científica investigaba los actos delictivos de una mafia dedicada a robo de vehículos, muy común en la ciudad de Maracaibo. Los vehículos robados se utilizan, en muchos casos, para venderlos en Colombia u otros países. También se los utiliza para cobrar "vacunas" (se exige el pago de una recompensa  a los dueños del vehículo para entregárselo). Y por supuesto que también se los utiliza para cometer otros crímenes.

Es posible que el jefe policial de la operación haya cometido un  error al establecer un control en el lugar de los hechos. Pero se debe recordar que los controles policiales son muy comunes en Maracaibo y en todo el Estado Zulia. Esos controles policiales son utilizados por todos los entes policiales, incluida la Policía Regional. Quien escribe este artículo es testigo de lo afirmado, por haber sido controlado en infinidad de oportunidades, muchas veces por la Policía Regional. Sin embargo nunca ha sido controlado por el CICPC.

Lo que sí está claro es que algunos de los policías dispararon sus armas de fuego reglamentarias. Hay que interrogar a todos los policías que estuvieron involucrados y a todo posible testigo para determinar las causas por las cuales se recurrió a esa decisión. Será interesante saber exactamente cómo se comportó el chófer de la camioneta conducida por el hermano de la víctima. Lo que se sabe es que el muchacho se puso nervioso y huyó. Pero al parecer también hizo una maniobra de retroceso. No fue una huida directa sino planificada, que pudo provocar la acción de la policía.

En una situación como la de este caso todos los involucrados en el incidente se ponen nerviosos. Los movimientos de una persona o vehículo pueden ser mal interpretados. Se responde a esa acción con otra actitud nerviosa y se produce una reacción en cadena, dando como resultado la persecución y la balacera. No obstante, nada justifica las acciones de la policía. Los disparos pudieron hacerse a los neumáticos del vehículo para impedir la huida, no al parabrisas, aún sospechando que el vehículo estaba ocupado por delincuentes., aunque también se debe admitir la posibilidad de error de puntería, que el disparo no estuviera destinado al parabrisas ni a otra parte desprotegida del vehículo. La orden de disparar o el acto de disparar fueron un errores y habrá que sancionar al o a los culpables de las consecuencias de esas acciones, si se prueba que hubo intenciones de herir a los ocupantes del vehículo. Pero no se debe culpar tan implacablemente a los funcionarios policiales, como se ha hecho hasta hoy. También es conveniente considerar que era imposible saber quiénes iban en el vehículo, que tenía vidrios ahumados, como suelen tenerlo la mayoría de los vehículos en Venezuela para protegerse del sol.

La acción de unas hora de trabajo de unos funcionarios policiales no puede borrar meses o años de trabajo combatiendo la delincuencia, muchas veces exponiendo sus vidas. Se debe recordar que muchos funcionarios policiales han muerto a manos de delincuentes comunes y políticos.

Las acusaciones de políticos, como las de un diputado chileno de apellido Tarud, que atribuyó inmediatamente los sucesos a "prácticas de dictaduras" son muy inacertadas. Sus declaraciones fueron extremadamente duras, hasta el punto de que el periódico derechista "La Tercera"  tuvo que eliminar un artículo de su página web que contenían frases demenciales, que encerraban odio contra el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Algunas de las primeras frases expresadas por el cónsul chileno también fueron injustas y políticamente intencionadas. Se entiende el gran dolor de haber perdido a una hija. Se entiende la rabia contra una acción de los policías que causaron la muerte de la joven. Pero acusar a las autoridades de la inseguridad encierra un interés político inaceptable. Más tarde puso en duda las explicaciones que dio el gobierno, que dijo que el acto no obedece a las directrices impartidas por el respectivo ministerio. 


Es verdad que hay inseguridad en Venezuela y especialmente en el Estado Zulia. Pero antes de emitir juicios hay que saber sus causas. Además se debe reconocer el trabajo del gobierno nacional, del Ministerio Público  y de sus cuerpos policiales en la lucha contra la delincuencia. Gracias a que Venezuela ya no tiene a los corruptos funcionarios policiales de la DEA norteamericana como socios, se ha logrado capturar a muchos delincuentes (narcotraficantes) internacionales. Gracias al CICPC se ha logrado desbaratar muchos planes delictivos y se ha logrado liberar a gran cantidad de víctimas de secuestros. Un dato importante a considerar es el hecho de que los policías llevaron a la mujer herida al hospital para que fuera atendida y evitar que muriera, un acto humano que demuestra la profesionalidad de los funcionarios policiales. Un asesino jamás ayuda a la víctima sino que se asegura del éxito de su delito.

Conclusión:
El desgraciado hecho ocurrido aquel viernes por la noche, día y hora muy común para acciones delictivas, han sido desvirtuados y tergiversados. La atención se ha concentrado en UNA DE LAS ACCIONES, y se ha olvidado las miles de acciones positivas del CICPC. Los funcionarios que se vieron involucrados en la acción violenta que provocó la muerte de la joven venezolana muy bien pueden haber estado a punto de morir en otras acciones violentas. Es posible que algunos de ellos han participado en muchas de las redadas que facilitaron la detención de criminales internacionales y la liberación de rehenes. ¿Se va a desconocer todo ese trabajo?
¿Se van a desconocer todos los esfuerzos del actual gobierno en su afán de terminar con la delincuencia y la inseguridad que se ha heredado de los anteriores gobiernos?

Tal vez el gobierno debería rectificar su forma de enfrentar mediáticamente los hechos ocurridos con la muerte de la ciudadana Karen. Hasta ahora se ha expresado en forma injustamente dura contra los policías involucrados en el hecho de violencia. Los medios públicos no deberían sumarse, sin quererlo, a la forma de expresarse que tienen los medios privados, que utilizan los términos jurídicos en forna errónea.


Por último, de comprobarse o demostrarse que se cometió un asesinato, se debe resaltar que el proceder de los policías que llevaron a cabo la operación o acto delictivo,  es un caso aislado y no es la forma de proceder de la policía venezolana, como lo quieren hacer creer muchos políticos de oposición.


Este artículo ha sido escrito desde un punto de vista estrictamente objetivo, como son escritos todos los artículos de este blog. La forma en que está redactado refleja la realidad venezolana, de la que el autor es testigo directo. 

ENLACES:

FALLECE HIJA DE CÓNSUL CHILENO, SMS


DETIENEN A POLICÍAS VENEZOLANOS


PRÁCTICAS DICTATORIALES, ÉPOCA


POLICÍA CHILENA PERSIGUE A DELINCUENTES QUE NO SE DETIENEN EN UN CONTROL

Interesante esta noticia, porque a los pocos días de los sucesos de Maracaibo, la policía chilena se ve involucrada en un acto de persecución de un vehículo conducido por delincuentes que, al igual que el hermano de Karen, no se detuvo en un control policial. En este caso, una mujer fue herida en el cráneo. En el caso de que la mujer haya fallecido, podría acusarse a los policías de asesinato en este caso, también? La mujer no es hija de algún cónsul, por lo tanto no se le da mucha cobertura a esa noticia...


PERSECUCIÓN POLICIAL EN SANTIAGO Otra noticia, similar a la anterior. Parece que esto ocurre casi todos los días en Chile...

PANORAMA
Uno de los periódicos que ha dado mayor cobertura es Panorama, de Maracaibo.

Actualización 31 de marzo, 2012:
Hace algunos días se asesinó en Venezuela al mánager de un grupo musical (Caramelos de Cianuro). Por supuesto que, como en muchos otros casos, se culpó al gobierno del presidente Hugo Chávez de ser responsable de este y de todos los crímenes que ocurren en el país. A los pocos días se detuvo a cuatro policías de POLIMIRANDA, la policía del Estado Miranda, que está bajo las órdenes del gobernador de ese estado, el candidato de la oposición a la presidencia de la república, Henrique Capriles Radonski.
Los policías habían cobrado rescate al padre de la víctima para rescatar el vehículo donde había sido secuestrado el mánager, antes de asesinarlo. Curiosamente, los policías cobraron una cantidad muy baja como rescate. Cuáles eran las verdaderas intenciones de este acto criminal?

ENLACES A NOTICIAS RELACIONADAS CON ESTE CASO:



*****************************