LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

viernes, 26 de agosto de 2011

LIBIA Y EL LEJANO OESTE: EL PRECIO DE UN SER HUMANO

Una de las más denigrantes formas de opresión y humillación ha sido el esclavismo, que fue adoptado por la gran mayoría de las "civilizaciones" antiguas, incluido el Imperio Romano. El esclavismo ponía precio al ser humano, cúyo único error había sido pertenecer a un grupo étnico distinto o que se había opuesto a invasiones o agresiones de los pueblos que lograban ganar una guerra o conflicto bélico. El esclavismo, que permitieron y fomentaron las potencias coloniales e incluso los países que se liberaron del colonialismo, como es el caso de Estados Unidos, era una aberración que sólo terminó cuando los explotadores se dieron cuenta de que era más económico tener desempleados dispuestos a trabajar por salarios de miseria en lugar de mantener a los esclavos.

Lo más humillante y aberrante era poner precio a los seres humanos, indiferentemente de si eran hombres mujeres o ninos. Cada miembro familiar de un esclavo tenía su precio y se podían comprar como cualquier animal de rebano, como las vacas, los caballos y las ovejas. No tenían derecho alguno y se podía hacer con ellos lo que al amo se le viniera en gana. Las mujeres, indiferentemente si eran casadas o no, sin importar su edad, eran instrumentos de placer para cualquier amo sádico. Eran juguetes sexuales, que se usaban con la venia de las esposas de los amos.

Cuando un esclavo ya no podía desempenar un trabajo en forma satisfactoria, por enfermedad o prematura vejez, simplemente se lo eliminaba, se lo dejaba morir o podrirse en vida. Ya no tenía valor monetario ni era útil para los amos. Era desecho.

Ya en la antigüedad se perseguía a delincuentes o rebeldes luchadores ofreciendo un precio a su cabeza. Los nobles, los reyes y los tiranos de cualquier tipo eran incapaces de luchar contra sus adversarios y usaban su poder económico para ofrecer recompensas. En esa forma lograban apresar a personas que podían contar con la simpatía de muchos súbditos. Al fomentar la avaricia lograban convertir a personas humildes en traidores en delatores.

En la época de la formación de los Estado Unidos se utilizaba el mismo método, cuando se perseguía a criminales, supuestos criminales, líderes indígenas, etc. Sin respetar el derecho a la defensa jurídica de todo acusado, las autoridades yanquis ponían precio a la cabeza de quienes deseaban capturar o eliminar físicamente. Se anunciaba con pregones y carteles la apetitosa recompensa que otros delincuentes y asesinos obtenían luego de llevar a cabo su sucio trabajo de investigación, persecusión, captura o asesinato de los buscados. La leyenda común era "Wanted Dead or Alive" (se busca vivo o muerto).

El gobierno colombiano de Alvaro Uribe también recurrió a esa práctica, poniendo precio a la cabeza de dirigentes guerrilleros. Era la única forma eficaz de poder combatir a la guerrilla de las FARC. El astuto fundador de los paramilitares sabía que el dinero puede transformar en traidor a cualquier persona sedienta de riqueza, máxime si se le ofrece amnistía en caso de estar acusado de crímenes como secuestro o asesinato.
Ahora, los rebeldes libios, que sólo han logrado entrar a Trípoli gracias a la ayuda de la OTAN y los mercenarios entrenados por la CIA y otras agencias de inteligencia ha recurrido a la misma forma denigrante de ofrecer recompensa para capturar al dirigente Moammar Gaddafi.

Curiosamente, la alianza de los rebeldes incluye a elementos del grupo terrorista Al Qaeda (grupo que fue creado por la CIA para combatir lo que fue la Unión Soviética en Afganistán) y  hasta cuenta con el apoyo del movimiento palestino Hamás. Una mezcla que no se puede entender.

Ofrecer recompensa para capturar a un ser humano (vivo o muerto) es una muestra de debilidad y crueldad. Es negar el derecho a la vida de todo ser humano. Es regresar a las épocas de mayor irrespeto y desprecio por la condición humana.

ENLACES:





OOOOOOOOOOOOOOO