LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

sábado, 13 de noviembre de 2010

MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN VENEZUELA 2

LA GRAN DESPROPORCIÓN Y LA MANIPULACIÓN MEDIÁTICA.
Serie de tres artículos

Como he afirmado en anteriores artículos, la gran mayoría de los medios de comunicación venezolanos están en manos de empresarios de la alta burguesía, es decir, de la oligarquía venezolana o de empresas multinacionales. Me atrevería a asegurar que actualmente la proporción es de un 90 % de medios en manos de los empresarios de la burguesía y un 10 % en manos del gobierno o afines al gobierno.

Al comienzo del primer período presidencial de la izquierda venezolana, esa desproporción era aún mayor, tal vez de un 98 % y 2 % respectivamente.

Esa desmesurada proporción es muy desventajosa para el gobierno socialista del presidente Hugo Chávez, porque es casi imposible llegar a la gran mayoría de los habitantes del país.

Pero no se trata sólo de la enorme ventaja en radioemisaoras, periódicos y canales de televisión. El peor problema o la mayor desventaja para el gobierno es que muchos (casi todos) medios privados (utilizando el término que suelen utilizar tanto oficialistas como opositores) recurren a la manipulación y a la mentira, de acuerdo con las ideas propagandísticas del nazi Goebbels: mentir, mentir, hasta que la mentira parezca verdad.

Todos los días se puede ver esa manipulación, que llega a ser tan burda y descarada que hasta un niño se puede dar cuenta de ello. Pero como las mentiras se repiten todos los días y a todas horas, el efecto es demoledor, hasta tal punto que muchos militantes y hasta dirigentes de los partidos de izquierda llegan a utilizar los mismos términos que le interesa inculcar a la burguesía. No pocas veces logran confundir a muchos de los seguidores de Chávez, los que son atraídos por las mentiras absurdas y caen en su mismo terreno, defendiendo ideas o hechos que son totalmente contrarios a los principios socialistas. Vamos a ver un ejemplo:

Conocido es el problema de la escasez artificial que crean los medios de comunicación gracias a campañas de temor. Se eligen determinados productos a los que mediáticamente se hace inaccesibles. Una vez conseguido el efecto y gracias al trabajo sistemático de comerciantes acaparadores, los consumidores vacían los anaqueles de los supermercados de los productos supuestamente escasos. Y dentro de poco tiempo se logra una verdadera escasez, hasta que las despensas de muchos consumidores ya no dan abasto en sus casas y los anaqueles se llenan nuevamente de productos.

Los defensores del gobierno se sienten incapaces de responder a la ola de rumores que se extiende por todas partes, cuando la escasez se extiende hacia varios productos y éstos se obtienen a mayor precio en negocios en donde están escondidos. Entonces, sin los elementos necesarios para hacer una buena argumentación, cometen el error de decir que es mentira lo de la escasez (que realmente es mentira pues es artificial), que hay mayor producción y que hay suficiente abastecimiento, lo que no es verdad pues los productos no se encuentran en ningún sitio o hay que hacer largas colas para adquirlos en algún mercal o pagar sobreprecio en algún negocio de comerciantes inescrupulosos. Este es un ejemplo de cómo se debilita a los defensores del proceso de cambios que vive el país.

Lo mismo ocurre cuando se busca ayuda en algún centro de salud, en la compañia de teléfonos o en cualquier otra empresa, ya sea privada o pública. Los problemas se exageran o se inventan, lo que muchas veces se logra haciendo sabotajes de toda índole.

Algunos personeros de gobierno, al no conocer la realidad que se vive en los barrios, cometen el error de desmentir la existencia de muchos problemas. Los mandos medios ocultan esos problemas y en muchos casos contribuyen a aumentarlos o crearlos.

La maquinaria burocrática que se heredó del sistema anterior (mejor dicho, del sistema que se pretente cambiar) se mantiene casi intacta y es un freno para muchos cambios. La misma, junto a la mentalidad susceptible a la corrupción que hay en mucha gente y funcionarios públicos, impiden que muchos servicios mejoren y que los ciudadanos vean los avances de la revolución.

Todo eso es aprovechado por algunos medios de comunicación, que obedecen a planes desestabilizadores de sectores políticos que desean llevar a cabo disturbios y todo tipo de conflictos que conduzcan a un Golpe de Estado. Miles de periodistas, que aparentemente jamás oyeron hablar de la ética moral o periodística, se ubican en sectores estratégicos para captar cualquier imagen que signifique descontento, para elaborar reportajes que tienen como único objetivo atacar al gobierno.

Durante el día de ayer resaltaron dos de esos miles de casos de manipulación mediática. Uno de ellos se trata de una entrevista que publica el diario EL NACIONAL, el cual publicó una entrevista hecha a la madre de un niño hospitalizado en el Hospital de Niños, de Caracas. En el reportaje del diario se afirma que en ese hospital no hay tratamiento contra la tuberculosis y que la madre del niño ha declarado en contra del hospital. Sin embargo, la señora desmintió la falsa noticia, al ser entrevistada por VTV (VER VIDEO).

Otra noticia es la protagonizada por un grupo de militantes de un partido de derechas que secuestró dos vagones del Metro de Caracas. Según una televisora opositora se trataba de usuarios descontentos con el servicio de ese medio de transporte, pero se demostró posteriormente que se trataba de activistas que pretendían obstaculizar la circulación normal del Metro, para crear una situación de caos, que en el peor de los casos pudo ocasionar una tragedia humana (VER).

ENLACES:



MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN VENEZUELA 1

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN VENEZUELA Y SU INFUENCIA EN LA POBLACIÓN.
Primero de tres artículos sobre la manipulaciñon mediática en ese país suramercano.

No sé como es en el resto de Venezuela, pero si se recorren las carreteras de los estados Zulia y Táchira, es imposible oir alguna radioemisora que incluya música clásica en su repertorio. Lo que se oye son ballenatos, reguetón, rancheras y música internacional de la más comercial. Todas esas emisoras repiten una gran cantidad de spots publicitarios que impiden disfrutar de la poca música de calidad que se puede sintonizar.

Algunos programas de música son dirigidos por locutores que ni siquiera tienen conocimintos generales suficientes sobre Historia, Geografía u otras ramas del saber humano. Muchos de ellos ni siquiera saben hablar y hacen bromas insulsas, de aquellas que se pueden hacer entre amigos borrachos al salir de un bar a medianoche o de aquellas que se contaban cuando éramos adolescentes, en la esquina de algún barrio.

Además, muchas de las emisoras son colombianas y de éstas la que tiene mejor sintonía es la radio del ejército colombiano, el cual lleva a cabo campañas de captación de guerrilleros, a los que se promete perdonar y premiar si abandonan la lucha armada y delatan a sus compañeros.

También se oyen varias emisoras religiosas, que repiten incansablemente los consejos de moralidad y lectura o interpretación de los evangelios.

La emisora que emite programas de mejor calidad es RNV (Radio Nacional de Venezuela), pero ésta es muy difícil de sintonizar. Por lo general es interferida por otras emisoras o desaparece por completo. RNV es la única emisora que transmite programas que apoyan al gobierno venezolano. También hay otras pocas emisoras afines al gobierno. Pero todas ellas tienen señales muy débiles y se oyen en sectores aún más reducidos.

En toda la zona fronteriza con Colombia que he conocido hasta ahora se presenta el mismo cuadro. Hasta hace algunos meses ni siquiera se podía oir RNV, la que ha mejorado algo su capacidad, pero no lo suficiente.

Eso significa que el mensaje del gobierno venezolano llega a muy pocas familias en las zonas rurales, por lo que los campesinos ignoran la mayoría de los cambios que se están llevando a cabo en el país. Muchos de los campesinos que apoyan al gobierno lo hacen porque han recibido algún tipo de ayuda gubernamental o porque reciben información indirecta, aunque incompleta. La mayor información llega a través de las emisoras que están en manos de la oposición, lo que implica una gran desventaja para el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Otra parte de la información es a través de rumores que hacen correr los partidos de oposición. Los rumores nacen diariamente y no sólo de carácter político sino de toda índole, puesto que éstos no vienen únicamente de los partidos de oposición sino de la misma gente, de los campesinos, que inventan toda clase de historias para desprestigiar a otros ciudadanos. Hay personas y grupos de personas que se especializan en inventar historias, de tergiversar o de hablar mal de sus vecinos, de gobernantes locales, regionales o nacionales. Nadie se salva de esos rumores y las historias llegan a creerse como ciertas. Cada cual le va agregando o quitando algo a las historias, convirtiéndolas en verdades horrendas, lo que puede llegar a provocar miedo, rencor, desprecio y desconfianza entre muchas personas.

Si a lo anterior le sumamos la gran aceptación de la gente a las supersticiones, su creencia en espíritus y en hechicería, se puede llegar a oír los más absurdos relatos, acompañados de mensajes amenazadores y de advertencia sobre personas que llegan a ser considerados verdaderos monstruos o bestias.

La escasez de programas culturales o noticiosos serios en las radioemisoras contribuye a distorsionar más aun la realidad y a la enjenación mental de gran parte de la población.

Por eso, muchos mensajes políticos importantes pasan totalmente desapercibidos entre la población y sólo aquellos que se esfuerzan y buscan la información correcta pueden darse cuenta de lo que realmente ocurre en Venezuela y en el mundo.

En cuanto a los medios escritos, los que más se venden son de partidos de oposición y Panorama, que es un diario neutral. Hay sitios (como una panadería de Casigua) en los que únicamente se vende el diario La verdad, de oposición. No hay opción siquiera de comprar un periódico neutral en esos lugares.

En lo que respecta a la televisión, los canales que más se ven son Televén y Televisión (de oposición), incluso en lugares en donde sólo se deberían ver canales del gobierno, como lo son algunos de los módulos de Barrio Adentro.

Demás está decir que en muchos restaurantes u otros comercios, además de los canales mencionados se ve Globovisión y RCTV.

Todo esto implica una clara desventaja para el gobierno nacional, que cuenta con algunos canales como VTV y VIVE.

Aunque las intenciones del gobiernmo y de los directivos de los canales afines al gobierno son buenas, no se ha logrado una programación ágil y eficaz en ellos. La mayoría de los programas son repetitivos en VTV, por ejemplo. Hay muchos programas de debate y otros de análisis e información. Son buenos, pero les falta variedad e ingenio periodístico y publicitario para hacerlos atractivos a todo público. Son buenos para quienes ya tienen una formación política, porque los pueden entender. Pero son malos para para el resto de la población, acostunbrada a las telenovelas de pésima calidad o los programas musicales en los que aparecen bellas muchachas en ropa muy ligera y llenas de frivolidad, etc.

Por otra parte, hay que mencionar la gran cantidad de canales privados, nacionales y extranjeros que se pueden ver por las cadenas de emisión por cable, como Intercable, Directv y otras. La gran variedad de canales y programas que ofrecen esas cadenas pagadas es enorme, por lo que la audiencia de los canales de gobierno disminuye en forma considerable.

La mayoría de los canales de las "cableras" son de películas que se van repitiendo cada cierto tiempo. Casi todas las películas son dobladas al español por intérpretes o traductores centroamericanos, que utilizan acentos artificiales que ni siquiera suenan bien al oído. Tanto las películas dobladas como las traducidas incluyen gran cantidad de errores ortográficos, utilizando palabras incorrectas, poniendo tilde donde no se debe y quitándola donde debe ir.

Canales como Discovery Chanel y similares, que muestran reportajes interesantes, son adaptados y ambientados de tal forma que sirva para pensar de acuerdo a la ideología capitalista.

La mayoría de las películas también están orientadas a influir en la mente del público para que se acepten la ideología capitalista y la pseudodemocracia que propugna la civilización "occidental y cristiana". Entre estas películas sobresalen aquellas que incluyen altos grados de violencia, alcohol, drogas, consumismo y prostitución, lo que contradice totalmente los principios cristianos.

Nota del 13 de octubre: