LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

sábado, 2 de febrero de 2019

VENEZUELA: CRÓNICA DE UNA INTERVENCIÓN ANUNCIADA MIL VECES. SEGUNDA PARTE.

Hay muchas formas de intervenir un país: golpes militares, invasiones, intervención directa o indirecta en la economía o, como últimamente, con destituciones para las que se prestan diputados que logran mayoría en las cámaras de diputados o senadores, es decir, el poder legislativo. También se puede utilizar a jueces y letrados corruptos del poder judicial.

Durante muchos decenios se sucedieron golpes de estados en los países de América Latina. Todos esos golpes de estado fueron planificados por Estados Unidos, con la finalidad de impedir que gobierno alguno pudiera hacer cambios que implicaran el final de la superexplotación de los recursos naturales. Había que defender a las empresas mineras y petroleras. La receta era siempre la misma: sustraer las riquezas de los países (materias primas) y llevárselas a Estados Unidos. La mayor parte se llevaban ( y se llevan) crudas (sin procesar). Solo una pequena parte era procesada en los países de origen. Pero indiferentemente de si eran procesadas en los países de origen o en la cuna del Imperio, los nuevos productos refinados o transformados se vendían a precios cientos o miles de veces más caros. Resultado: un negocio maravilloso para las empresas norteamericanas y el empobrecimiento de los países de los cuales se sustraían (y se sustraen actualmente) aquellas riquezas.

Los golpes de estado han llevado al poder a las clases corruptas de siempre, a los oligarcas, banqueros, latifundistas y especuladores. Teniendo asegurado el poder militar y con la ayuda de los militares  (con la venia de las religiones católica y protestantes) pueden asegurarse todo el poder econónimo, jurídico y mediático. Teniendo todo el poder en sus manos, los dictadores (que no habían sido elegidos por el pueblo) podían encarcelar o asesinar a todos los dirigentes políticos, escritores o pensadores que se pudieran oponer a las injusticias. 

Para quienes nada saben o han olvidado esa época, pongo unos enlaces interesantes:




Los golpes de estado cruentos y con figuras tan patéticas como Videla, Stroessner o Pinochet, ya no son necesarios como lo fueron antes. Ahora se usan nuevas formas de intervención, como se ha hecho en Paraguay, Honduras y Brasil. Se utilizan otros poderes del estado. Se crean excusas para dar a esos golpes de estado una especie de "legalidad". Se acusa a los gobernantes de corrupción o de no respetar los Derechos Humanos. Lo curioso es que los que acusan son personas corruptas o asesinos. Pero como se cuenta con la gran maquinaria publicitaria de los medios de comunicación, se crean climas de repudio a los presidentes o sus ministros. En todos esos casos se aplica la doctrina de Goebbels, el artífice de la propaganda nazi durante la dominación del hitlerismo en Alemania (VER): una mentira repetida mil veces se convierte en verdad (VER). Una vez que se logra un rechazo considerable al gobernante entre la población de su país y también en el exterior, se lleva a cabo juicios ilegales, en los que los inculpados tienen pocas o ninguna posibilidad de demostrar su inocencia. Por supuesto que los fiscales o jueces serán premiados por su "loable" labor con algún ministerio de un nuevo gobierno o de alguna otra forma que aumente su prestigio y sus fortunas. Ver enlace:  NUEVAS FORMAS DE INTERVENCIÓN: LAS DESTITUCIONES

Lo más nuevo es asegurarse de que ex gobernantes no tengan posibilidades de volver a postularse como candidatos  a presidente, como es el caso de Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa y Lula da Silva.

Continúa en la tercera parte.