LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

lunes, 30 de noviembre de 2009

EL ALAKRANA, EL ODIO Y EL COLONIALISMO EN LOS OCÉANOS 3

Ultimo de
tres
artículos


EL ALAKRANA, EL ODIO Y EL COLONIALISMO EN LOS OCÉANOS

3.- EL ODIO DE LOS DIRIGENTES DE UNA CLASE SOCIAL, EN ESPAÑA.

Recuerdo mi primer viaje a España, en el año 1978, EL AÑO DE LA cONSTITUCIÓN ESPAÑOLA, una Constitución contradictoria, que mezcla la democracia con la monarquía... Viajé de Estocolmo a Torremolinos, en un viaje charter. Desde allí viajé a Barcelona y Madrid, en tren. Iba en busca de editoriales, para abrir una librería en Estocolmo. Fue el primero de muchos viajes a través de los años a la Península Ibérica. Viví, en forma intermitente, la transformación de la "Madre Patria".

Viví muchas experiencias en aquella España que estaba en ebullición, que estaba despertando después del amargo sueño de la dictadura franquista. En el viaje en tren tuve de compañía de camarote a un lisiado de la guerra. Nunca supe si había sido republicano o fascista. Hablamos de muchas otras cosas, pero nada de política. Mi ignorancia de aquella época no me permitía hacer análisis de lo que pasaba en el mundo en el que me movía ni abordar en mis conversaciones temas que me parecían complicados. Podríamos decir que estaba en una especie de "receso" ideológico, después de mis primeros años en el exilio. Es una lástima que así haya sido. Si hubiera sabido aprovechar esos viajes para tomar notas y estudiar a fondo lo que sucedía, habría tenido mayores conocimientos y ya habría escrito varios libros.

Sea como sea, aquel hombre me inspiró compasión. No recuerdo su rostro, pero sí recuerdo su mirada. Era una mirada penetrante y perturbadora, a veces perdida, a través de la ventanilla que nos mostraba el variado paisaje, desde Sevilla hasta Catalunya. El tal vez quería saber quién era yo, pero no se atrevió a preguntar. Sin embargo, de alguna manera quería transmitirme su decepción por encontrarse en su situación, después de haber luchado por su querida España. Muchos años más tarde conocí a otros ex combatientes, de los cuales obtuve valiosos relatos de sus vidas en el campo de batalla y de sus vidas posteriores, plagadas de miserias y sufrimiento.

Tengo vagos recuerdos del viaje mismo. Guardo algunas anécdotas ocurridas en los hoteles, estaciones de tren, aeropuertos, etc. Una de ellas fue la visita que hice a una sala de bingo, donde compartí con dos matrimonios no catalanes. Esa deducción la saqué después de mucho tiempo, al recordar la forma despectiva en la que hablaban sobre "la democracia", algo que les molestaba enormemente. Ellos añoraban la vida de antes, la que les había dado "el Caudillo". Cada vez que se referían a algo negativo, repetían la palabra "democraccccia", dándole un acento especial, burlándose de la demmocracia burguesa que estaba naciendo.

Eran personas muy simpáticas, que me trataron con mucho afecto, como todas las personas que conocí en Barcelona y Madrid en esa época.

Supongo que eran militantes o simpatizantes de los partidos de derechas. Sus hijos tal vez sean militantes actuales del Partido Popular. Y no creo que, de encontrame con ellos, me iban a tratar tan bien como lo hicieron sus padres. Menos aún sabiendo lo que pienso de este partido político.

Antes de continuar, quiero repetir que no simpatizo con el PSOE. Considero que ese partido no representa los intereses de la clase trabajadora española. Si he sentido cierta simpatía por Zapatero o algunos otros dirigentes socialistas es más que nada porque no son tan reaccionarios como los populares. Tampoco simpatizo con la Isquierda Unida. Considero a ese partido como una fuerza política sin vida, con una ideología ambigua. Especialmente ahora, que quieren aglutinar a más gente en sus filas, renunciando cada vez más a los pocos ideales de izquierda que les queda. Menos simpatizo con los partidos nacionalistas, que anteponen los intereses de sus Comunidades ante los intereses de todo el país, aunque en algunos aspectos los entiendo, pues se ven obligados a aceptar una realeza que nunca quisieron, que les fue impuesta, como es fue impuesto un idioma que no era el suyo, costumbres que no eran las suyas, etc.

Por lo tanto, creo que puedo tener una opinión más objetiva que las personas que militan en partidos políticos españoles.

Siguiendo los enfrentamientos de los dos principales partidos políticos españoles (que se alternan en el poder) durante más de 30 años, y muy especialmente durante los últimos cinco años, puedo llegar a la conclusión de que el partido más negativo para España y para el mundo, es el PP.

Voy a tomar un solo ejemplo, que es el que me ha movido a escribir esta serie de tres artículos: el caso del secuestro del pesquero vasco Alakrana.

Desde un comienzo se ha atacado la forma de actuar del actual gobierno español ante una situación que es difícil de manejar por cualquier gobierno del mundo, sea cual sea su tendencia ideológica. Un secuestro es algo que nadie desea, porque nunca se sabe cuáles pueden ser las consecuencias del mismo. Quienes secuestran a otros seres humanos son personas desequilibradas, que no sienten respeto por sus rehenes. Lo mismo pueden comportarse de una forma cordial y respetuosa con sus rehenes como también pueden las formas más groseras y violentas. Es como tener en las manos una bomba a punto de estallar, dependiendo de un pequeño detalle el éxito o el fracaso de una intervención, para evitar un desatre.

Los ataques vinieron en forma disimulada, primero a través de los medios de comunicación. Poco a poco, los ataques fueron más abiertos y se utilizó, incluso a los familiares de los rehenes. Y una vez que se logró el rescate de los marineros secuestrados, los ataques fueron aun más duros y se cuestionó absolutamente todo lo que hizo el gobierno para resolver esa grave situación.

El cinismo de Rajoy y otros dirigentes populares no tiene límites. Así como cuestionan todo lo demás que hace el gobierno de Zapatero, utilizaron el sufrimiento de los familiares de los marineros y de los marineros mismos, para sacar provecho político.

No voy a ahondar mucho en el tema, puesto que hay muchas declaraciones escritas y grabadas por diversos medios. Por eso los enlaces son muy útiles. Lo que deseo remarcar es cómo un partido político intenta utilizar todos los medios a su alcance (incluyendo los medios de comunicación) para favorecer sus propios intereses y ganar votantes para las futuras elecciones. La fraseología mentirosa y cínica que utlizan estos políticos es vergonzosa. Pero no es sólo eso, en el caso del secuestro, lo que se puede entender es que ellos habrían actuado en forma distinta, utilizando la fuerza. Y es verdad, ellos no vacilarían en utilizar las armas para liberar a un grupo de secuestrados. Perdón, para liberar el barco de una empresa, porque los marineros pasarían a segundo plano... lo importante para ellos es salvar los intereses de empresas, no personas... para ellos, qué mas da que mueran algunos marineros o probablemente todos, con tal de quedar bien ante el mundo, por ser "valientes" y saber usar los medios represivos y la fuerza militar.

Es la misma política del cínico Aznar, que junto a Bush y Blair, le mintieron al mundo entero para justificar la invasión y destrucción de Irak.

Este es el último de tres artículos, que han analizado el problema de los secuestros en las costas domalíes, en forma global, incluyendo las consecuencias políticas para la sociedad española.

ENLACES:

EL BLOG DE MR. M

EL PAÍS

GARA




LA NACIÓN JUNIO 2007

DIARIO DE BURGOS NOVIEMBRE 2009