LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

viernes, 26 de junio de 2015

SOBRE LA CORRUPCIÓN Y LA NECESIDAD DE UN GOBIERNO MUNDIAL

Si se analiza la situación actual del planeta podemos llegar a la conclusión de que se necesitan soluciones que incluyan medidas de tipo global. Si bien es cierto, cada gobierno y demás instituciones de los distintos países tienen la obligación de resolver los problemas internos, también es necesario formar un gobierno internacional, distinto a las organizaciones que existen actualmente, como la ONU. Esta entidad no representa a los ciudadanos del mundo sino sólo a los gobernantes, que en su mayoría han sido elegidos en sistemas no democráticos, aunque se autodenominan como tales. Además, la mayoría de los gobernantes son propensos a ser presionados y doblegados por las clases pudientes de sus países, por gobiernos de países más poderosos económica y militarmente y por consorcios internacionales o grandes empresas nacionales. Lo peor de todo y menos democrático es el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que deciden Estados Unidos y sus aliados, dejando apenas cabida a Rusia y a los representantes no permanentes. Es una verdadera dictadura pero al parecer nadie se da cuenta de ello. Unos pocos países ricos deciden por todos los demás países. Las decisiones del Consejo de Seguridad (de 15 países) se deben acatar. Las decisiones de la Asamblea de 193 países no necesitan ser acatadas... Hay países, como Israel, que nunca obedecen siquiera las decisiones del Consejo de Seguridad. Pero jamás se lo ha invadido ni amenazado, como se ha hecho con otros países. Israel cuenta con el apoyo absoluto de Estados Unidos, que tiene poder de veto. No importa lo que decidan los otros 14 países del Consejo de Seguridad. USA tiene siempre la última palabra.

La mayoría de los problemas de la Humanidad son ocasionados por la desigual distribución de las riquezas. A esa causa se suman otras de tipo histórico, de costumbres religiosas, de linaje, de diferencias entre distintos grupos étnicos, de administración, etc.

Si nos remontamos a la Historia de la Humanidad podemos constatar que todas las sociedades actuales son descomposiciones de los grandes imperios de la Antigüedad, que tomaron distintas formas a través de los siglos y milenios. Los grandes cambios se produjeron cuando los imperios se fueron desmoronando, aunque la composición de las sociedades no varió mucho. Siempre hubo clases sociales que sobrevivieron aunque cambiaron sus formas y sus estructuras. Aún existen reyes, sultanes, y otros tiranos a quienes el pueblo jamás ha elegido. Protegidos por las clases económicamente dominantes estos parásitos se disfrazan de soberanos "democráticos", como es el caso de la dinastía de los Borbones, en España. Esos parásitos siguen manteniendo poderes económicos y políticos. Son descendientes de los antiguos reyes y reyezuelos, duques, condes, marqueses y toda clase de nobles con o sin título, que obtuvieron su status asesinando o sometiendo a otros nobles y menos nobles. La gran mayoría de ellos poseen grandes fortunas y son respetados por las clases económicas y los gobernantes pertenecientes a partidos burgueses o pequeño-burgueses.

Las familias más ricas de América Latina, por otra parte, son descendientes de los antiguos conquistadores españoles, holandeses, portugueses, británicos, franceses y de otros colonialistas europeos. Otras familias ricas son descendientes de colonizadores que llegaron al nuevo continente en muchas oleadas desde distintos países europeos, asiáticos y norafricanos. Muchos de esos inmigrantes recibieron ayuda de los gobiernos latinoamericanos para establecerse en vastas zonas despobladas. En esa forma se lograba aumentar la población y "mejorar" la calidad de la población humana, en lugar de dar mayores posibilidades de desarrollo a los pueblos originarios, a cuyos integrantes se consideraba inferiores y a los que se marginaba totalmente y se los despojaba de sus tierras. Es así como en países como Bolivia, por ejemplo, hay familias que poseen haciendas de más de un millón de hectáreas mientras la gran mayoría de la población no tiene siquiera donde vivir.

Los idiomas latinos y anglosajones utilizan como positivas todas las palabras con las que se denominaba o nombraba a los representantes de las clases explotadoras de la Edad Media en adelante. Ejemplos de ello son las palabras "noble", "caballero", etc. Muy conocidas son las expresiones "de alma muy noble", "un señor muy caballeroso", etc.  En esa forma se equipara lo bueno con quien representa o imita a los "seres superiores". En muchos países se utilizan palabras despectivas contra los pobres, los campesinos, los trabajadores, los que no encuentran trabajo, etc. Una de las expresiones que se usan es "marginales", los que están al margen de la "respetable sociedad". A veces se han adornado otras palabras y se las ha usado como símbolos de honradez y sencillez, como es el caso de la palabra humilde, que tiene su origen en la Biblia. Una persona humilde era quien era amenazada y humillada y que además se dejaba humillar. Esta palabra también tiene su origen en la pertenencia a la tierra, al suelo, con lo que se compara  a alguien de clase muy baja (VER). Con la ayuda de la religión se ha utilizado esa palabra para que los pobres se conformen con su situación de miseria, que se reconozcan débiles ante los poderosos. En esa forma era más fácil mantener la desigualdad. Actualmente la palabra se usa como sinónimo de modesto, sencillo y respetuoso.

Lo anterior es sólo uno de los aspectos que caracterizan la conformación de los sistemas políticos y económicos imperantes en el mundo. Con apoyo de la literatura, la música, el teatro, la cinematografía, las cúpulas religiosas (con muy pocas excepciones) y todos los sistemas de medios de comunicación, se inculcan en la población los valores que las clases explotadoras están interesadas en establecer o mantener. Las fuerzas progresistas o de izquierdas caen en la trampa de utilizar los mismos instrumentos, sin intentar cambiarlos. De hecho, los militantes de partidos de izquierda evitan referirse a temas que puedan parecer delicados. Se evita la palabra "comunismo", por ejemplo, porque ésta ha sido satanizada por la propaganda de la burguesía, hasta tal punto que a ellos mismos los asusta. Sin embargo, la palabra comunismo proviene de lo más humano que cualquier persona pudiera pensar o imaginar. Comunismo viene de comunidad, de compartir con otros lo que se tiene, de ser solidario, de ser cristiano, de acuerdo a los evangelios y de acuerdo a los postulados de las religiones cristianas. ¿Cuantos cristianos practican esto? Todo lo contrario, la mayoría de los fieles se dejan dominar por los ideales del liberalismo, el individualismo y el egoismo. Muchos de sus líderes o pastores son declarados defensores del capitalismo.

Puesto que hubo sistemas de gobierno que intentaron construir el socialismo -sin lograrlo a causa de los sabotajes del exterior y a la corrupción heredada de  los sistemas anteriores y a veces recurriendo a equivocadas formas de contrarrestar los ataques de los enemigos de la Revolución- se considera que la idea en sí del comunismo no es viable. Sin embargo, un sistema comunista es la única forma de librar a la humanidad toda y salvar la vida en el planeta, que actualmente está siendo aniquilada a causa del uso irracional de los recursos naturales y humanos. Muchos hablan de "salvar el planeta", lo que es absurdo. En primer lugar, el planeta en sí no está amenazado. En segundo lugar, el ciclo de la vida de los planetas conlleva la extinción de todos los planetas, aunque  esto sucederá después de miles de millones de años en el caso del nuestro. Más, por ahora no existe forma alguna de apresurar su desaparición. Lo que realmente está en peligro es la vida en el planeta. Una extinción masiva definitiva de nuestro planeta puede suceder dentro de unos 2.000 millones de años. Y para eso falta mucho aún. Muchos científicos afirman, sin embargo, que estamos a las puertas de la sexta extinción masiva de la vida en la Tierra (VER Nota: hay que tener en cuenta que hay diferencia entre extinción masiva y extinción masiva definitiva). Lo que no es correcto tampoco es decir que son los humanos los que ocasionan la aceleración del cambio climático. No son los humanos sino una parte de ellos, los dueños o administradores de las grandes empresas, de las tierras, las minas, y toda clase de recursos naturales quienes abusan de los recursos y dañan el medio. Aliados de éstos son los banqueros, financistas, dueños de medios de comunicación y políticos de muchos partidos políticos, sobre todo de derechas.

El socialismo es la etapa que debería conducir al comunismo. Pero para construir el socialismo se debe pasar por muchas etapas de transición. Para ello se debe contar con el apoyo de la mayoría de la población, a la que primero se debe educar y hacer consciente de la necesidad de construir un sistema en el que todos los habitantes de un país (y del mundo) tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones. Los dirigentes políticos de izquierdas deben dar el ejemplo y dejar de lado sus ambiciones personales, adoptar una forma de vida sencilla, rechazando todo beneficio o regalía que no provenga de su propio esfuerzo y trabajo productivo.

La corrupción (VER) es una de las formas en la que se expresa la ilegalidad y la deshonestidad para aprovecharse de circunstancias cuando se tiene un cargo público. Casi siempre hay dos involucrados en un caso de corrupción. Pero a veces es uno el corrupto, que se aprovecha de otras personas. Hay corrupción a mayor y menor escala. Un ejemplo de corrupción a menor escala es cuando un policía u otro funcionario acepta el pago de un infractor de leyes de tránsito. La proposición de pagar para evitar una sanción puede venir de cualquiera de los dos involucrados. A menudo son los policías quienes toman la iniciativa y llegan a inventar faltas con tal de asustar a un automovilista para sacarle dinero. La frecuencia con la que ocurren estos actos de corrupción varía de país a país. En algunos países es más frecuente que en otros. En los países desarrollados este tipo de corrupción es menos frecuente o casi inexistente. Pero sí existen casos de corrupción de altísimo grado. La corrupción en esos países ha hecho posible , por ejemplo, que se exporten armas y todo tipo de equipos bélicos a países que están en conflicto de guerra o a países que desean dominar a otros, como es el caso de Arabia Saudí (VER, no hay mucha información en Internet sobre esto), que financia grupos terroristas.

Un ejemplo de corrupción a escala mayor es cuando un consejal, alcalde o gobernador acepta el pago de dinero para otorgar permisos de construcción o adjudicar obras a grandes empresas que construyen viviendas u oficinas para vender a altos precios o contruir hospitales, escuelas, salas deportivas y otras obras administradas por entidades gubernamentales. La lista de ejemplos de corrupción es enorme. Mientras más necesidades hay de llevar a cabo obras, mejorar el urbanismo, la sanidad, el transporte, etc. mayor es el riesgo de corrupción.

Para evitar la corrupción debe existir una vigilancia permanente de toda la Sociedad (del pueblo). Todos los trabajos deben desarrollarse con absoluta transparencia y deben ser supervisados no sólo por las autoridades competentes sino por todos los ciudadanos implicados o beneficiados por las medidas que se tomen. En cada lugar de trabajo, en cada organismo de educación media y superior y en cada vecindario se deben conformar comités de vigilancia que informen a las asambleas de estudiantes y ciudadanos sobre la forma en que se entregan las licitaciones y cómo se realizan los pagos por sus servicios, además del financiamiento de las obras y su posterior entrega a los usuarios y/o clientes. Todo debe estar debidamente documentado y ser accesible para todos.

Las fuerzas progresistas y de izquierda deberían iniciar un debate para preparar un programa común de gobierno mundial y un programa para cada país. La corrupción se debe erradicar para siempre en todos los estamentos de la sociedad. Pero para lograrlo es necesario cambiar la mentalidad de la gente, lo que sebe ser fomentado desde las altas esferas de gobierno. Sin embargo, mientras se mantengan los sistemas que originan desigualdad y necesidades extremas no va a ser posible ni lo uno ni lo otro. Todo debe cambiar, empezando por transformar completamente las estructuras del Estado Burgués.
En todos los países del mundo hay organizaciones humanitarias y partidos políticos progresistas que se dedican a fortalecer los sistemas imperantes, aunque no es su intención hacerlo. Se llevan a cabo programas de ayuda a refugiados o a poblaciones que viven en la extrema pobreza. Se construyen escuelas y otros servicios que contribuyen a disminuir el sufrimiento de la gente. Pero no se les ensena a ser independientes ni a luchar por sus derechos. Es una nueva forma de dar limosnas y de fortalecer la opresión. Se facilita su integración en sociedades injustas, manteniendo los mismos niveles de vida. Se ayuda a parte de la población pero jamás a todo el conjunto, lo que contribuye a mayor desigualdad.

En lugar de ese trabajo o en combinación con ello se debería ensenar a la gente a organizarse y a pensar en forma independiente.
En los países ricos (y también en los demás países) deberían formarse grupos políticos (o adaptar los que ya existen) que no intenten solucionar únicamente los problemas locales o nacionales sino que tengan en sus programas la integración global de toda la población mundial. En esos programas deben sentarse las bases para la organización de un Gobierno Mundial, totalmente distinto a todos los gobiernos que existen o hayan existido jamás. Ese gobierno mundial debería estar respaldado por gobiernos de todos los países del mundo, los que deben ser laicos, no sometidos a religión alguna. Todos esos gobiernos deben ser electos en elecciones directas, contemplando la posibilidad de ser revocados en un determinado periodo de tiempo si no cumplen con sus programas. En el programa básico de un gobierno mundial se debe establecer la erradicación de todas las monarquías y dinastías. No deben existir reyes ni títulos nobiliarios de especie alguna. Cualquier cargo público debe ser elegido por el pueblo.


Las tierras y sus recursos naturales deben ser administrados por una administración central que tenga como objetivo distribuir las riquezas en forma equitativa entre toda la población. Se debe erradicar la pobreza y aplicar estrictos controles de natalidad para evitar que la población aumente demasiado, evitando así el aumento de las necesidades de toda la población. Los recursos del planeta son limitados, así como el espacio mismo. Se deben construir ciudades modernas y funcionales, con viviendas que tengan las mayores comodidades posibles para sus habitantes. Se deben construir escuelas, liceos, universidades y gimnasios o centros de deporte en las cercanías de las poblaciones más densas. Toda la educación debe ser gratuita, incluyendo libros y cualquier material de estudios.

Se debe construir hospitales y servicios ambulatorios públicos y remodelar o modernizar los ya existentes, que reemplacen a todas las clínicas privadas. La medicina debe estar al servicio de la población, no para aumentar las riquezas fabulosas de inescrupulosos empresarios que se benefician con el sufrimiento de los pacientes.
Todas las medicinas deben ser gratuitas. La salud es un derecho, no debe ser una fuente de ingresos para dueños de farmacias y laboratorios. 

Con respecto a las familias pobres, todas deben obtener una renta básica que sea suficiente para satisfacer sus necesidades mínimas de alimentación, vestuario y vivienda. Pero esa renta básica no debe ser otorgada sin que se exija su devolución después de un determinado tiempo. La sociedad no debe regalar dinero o bienes sin que los beneficiados tengan la obligación de reponer la ayuda recibida cuando logren superar su estado de pobreza, para lo cual deberán hacer los esfuerzos necesarios, preparándose para desempeñar trabajos que beneficien al conjunto de la sociedad. Lo mismo vale para las familias que tengan miembros con discapacidad.
Lo anterior es solo un esbozo de algunas de las ideas que puedan ser contempladas en un programa de gobierno mundial. En un futuro artículo de este blog serán expuestas más ideas, con una debida estructuración. Nuestro planeta puede satisfacer las necesidades de todos los seres humanos, si se explotan los recursos naturales en forma adecuada, sin perjudicar la flora y la fauna y sin exterminar a parte de la población con guerras y con hambre, como se ha estado haciendo durante milenios.
 
 
CÓMO LEER MIS BLOGS