LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

martes, 21 de diciembre de 2010

SUPERVISAR CONSEJOS COMUNALES


Este artículo se refiere a un problema interno de Venezuela, país que he visitado en varias oportunidades. Allí he tenido oportunidad de conocer en el terreno muchos de los problemas que afectan a la población. En mis blogs he escrito varios artículos relacionados con Venezuela. Los artículos sobre Poder Popular que escribí en los últimos días tienen mucha relación con ese país suramericano.

Venezuela está llevando a cabo un proceso de cambios, que no tiene parangón en la historia. No se trata de una Revolución violenta, al estilo de la revolución rusa o cubana. Tampoco se trata de un intento de cambios con todos los poderes del Estado en contra, como lo fue el que  trató de llevar a cabo Unidad popular, en Chile. Tampoco tiene parecido, en absoluto, con la farsa llamada "revolución en libertad" de la Democracia Cristiana chilena, antes de Allende.

En este artículo no voy a defender este proceso ni lo voy a atacar. Sólo me remitiré a escribir sobre un problema de suma importancia para este proceso revolucionario. Se trata de la aplicación de la ley orgánica de los consejos comunales.

En el barrio donde vivo, cuando estoy en Maracaibo, hay un consejo comunal. Allí se eligió a los voceros (representantes) hace ya casi dos años. La gran mayoría de los voceros son de partidos de oposición. Rara vez se llevan a cabo asambleas, como establece la ley. No hay información suficiente y cualquier actividad que se vaya a desarrollar en el barrio es decidida por unas pocas personas, nunca como propuesta nacida en la asamblea (como lo dice la ley).

En otros barrios hay gente de gobierno y de oposición. En algunos sectores se han desviado recursos y pocas familias se han beneficiado con el dinero que debía ser para beneficio de todos.

En los sectores rurales hay consejos comunales que también han desviado recursos económicos. Algunos han recibido maquinaria, como préstamo, para facilitar las actividades agrícolas. Además se han otorgado préstamos para cultivar yuca y otros productos.

He visto cómo en algunos sectores esos recursos de destinan para otros fines y no para los que la entidad financiera estatal FONDAS, por ejemplo, ha entregado.

Las máquinas (tractores, arados, etc.) se dejan abandonadas a la intemperie y se deterioran, a causa del óxido. Las máquinas no se trabajan en forma eficaz y el dinero que generan no se administra bien y es posible que se lo guarden algunas personas, lo que implicará no poder pagar los préstamos, cuando corresponda. Esto se debe a la mala organización de esos consejos comunales y al oportunismo de algunas personas que logran manipular al resto de los campesinos para ser elegidos como voceros.

Son cosas que no deben suceder y deben ser denunciadas. Una supervisión oportuna puede evitar que esto siga ocurriendo.

Debo referirme a otro aspecto importante. En algunos sectores hay parcelas de grandes extensiones (de cincuenta hectáreas o más), que han sido entregados a personas que no viven en las parcelas, sino en otras ciudades. Algunas parcelas están abandonadas, otras semi-abandonadas. No son productivas ni hay instalaciones de ningún tipo o sólo hay una choza, utilizada para pasar algún fin de semana. Los "dueños" van por allí de vez en cuando, especialmente si saben que se va a otorgar algún préstamo. Luego no aparecen en varios meses. Algunos no van por allí en años.

Muchos esperan que las parcelas aumenten de valor, cuando llegue le electricidad y otras comodidades al sector, para venderlas. Es decir, nunca han tenido pensado ir a vivir a las parcelas sino sólo "engordarlas" para hacer un buen negocio. Incluso, las pocas personas que viven en esos sectores también tienen la misma idea. Esperan que la "propiedad" aumente de valor para venderla.

¿Qué significa esto? Pues, significa que se están creando nuevos latifundios, algo que está prohibido en las leyes venezolanas.

Una solución es formar empresas de propiedad social, como se está haciendo en otros sectores del país. Eso no significa que haya que desalojar a los parceleros sino que se los puede integrar a la producción, en la siguiente forma:

Crear una empresa de propiedad social, a la que se debería traspasar la mayor parte de las tierras de todas las parcelas que hay en el sector. En un asentamiento campesino que conozco, la mayoría de las parcelas son de 50 hectáreas de extensión cada una. Sólo dos o tres son de menor extensión.


Cada parcelero podría conservar unas cinco hectáreas e incluso menos y se los puede compensar entregándoles créditos para que trabajen las tierras que conserven, después de la entrega a la empresa de propiedad social de la mayor parte de las tierras. Los parceleros podrían cultivar sus propias tierras y además podrían obtener trabajo en la empresa.

La nueva empresa de propiedad social puede llevar a cabo varios proyectos agrícolas y de otra índole, como una fábrica de muebles, por ejemplo. En una de las parcelas pueden construirse las instalaciones de la empresa, un conjunto de edificios en los que habrá oficinas, talleres de reparación, garajes para vehículos, galpones para guardar semillas y otros insumos, laboratorios y semilleros. La mayor parte de la construcción puede ser con madera del mismo asentamiento y bloques construidos en el mismo sitio. Todo esto, de acuerdo con las autoridades y las leyes sobre cuidado del medio ambiental.

En las cercanías se puede construir un edificio en el que funcione una tienda para la venta de productos de la empresa o de insumos adquiridos en Agropatria o en otras empresas, un INFOCENTRO, un módulo de Barrio Adentro, una sala para reuniones y actividades culturales o cualquier otra actividad que se necesite para la comunidad y otras comunidades cercanas. En esa forma, la comunidad puede estar integrada en mejor forma a la sociedad, posibilitando la creación de una comuna en el sector.

Las tierras de ese sector son ácidas, de poco drenaje y el terreno es disparejo, con muchas quebradas. Por lo tanto, no se puede cultivar muchas hortalizas, para lo cual se necesitarían grandes cantidades de fertilizantes.

Gracias a la gran cantidad de árboles (a pesar de la deforestación ilegal que se ha hecho en varias parcelas), se puede cultivar cacao, cítricos y otros productos de largo plazo. El cacao, por ejemplo, necesita sombra. Los cítricos necesitan protección contra el viento. Para  eso sirven los árboles que se han salvado de la tala ilegal.

Aquí también se puede cultivar la parchita o maracuyá, la palma africana y la piña. En algunas parcelas ya hay palma africana, pues se plantaron algunas hectáreas, hace varios años, por otros parceleros. No por los que actualmente tienen las parcelas.

También se puede instalar criaderos de gallinas y de animales porcinos, ovinos y otros, además de criaderos de peces y camarón o cangrejo.

Hay muchos caños (acequias) en el sector, lo que permitiría acumular agua en varias lagunas. Algunas de estas lagunas se pueden construir mediante represas en quebradas. También se puede construir pozos, para complementar el suministro de agua, tanto de riego como potable.

Las tierras que están en este sector se están desperdiciando. Son grandes extensiones, que se pueden considerar latifundios, por no estar debidamente explotadas. De crearse una empresa de propiedad social, habría puestos de trabajo para la mayoría de las personas que actualmente viven allí o que no pueden vivir en sus parcelas por tener actualmente sus actividades en Maracaibo o en otras ciudades. Otras personas que viven en las cercanías también podrían tener trabajo en la empresa y ésta se podría transformar en importante núcleo socio-productivo.

Al mismo tiempo, de tener éxito la empresa (que lo debe tener), puede usarse como modelo, para otros sectores del Estado Zulia y de otros estados.

Cabe hacer notar que las tierras a las que me refiero son propiedad del estado venezolano Por lo tanto, éste tiene potestad para administrarlas en la forma que se estime conveniente, en provecho de la nación.  No debe permitirse que se sigan desperdiciando.
Nota: este es un resumen de proposición que he enviado a las autoridades de gobierno.

Aclaración:
Justo en estos días y a raíz de las consecuencias de las inundaciones, una de las medidas que ha tomado el gobierno venezolano ha sido expropiar varios latifundios en el Sur del Lago (lugar en el que están los asentamientos que he mencionado). Esos latifundios no tienen nada que ver con los que yo menciono en mi artículo. Los asentamientos a los que me refiero fueron expropiados hace varios años y se entregaron a pequeños supuestos productores.

Se trata, justamente, de evitar que las nuevas expropiaciones sean como las anteriores. De nada sirve expropiar y pasar las tierras a campesinos que seguirán actuando casi en la misma forma que los antiguos hacendados. La única diferencia es que ya no se explota inhumanamente a gran cantidad de trabajadores (como actualmente se hace en las grandes haciendas) y las extensiones de tierra no son muy grandes, comparadas con las haciendas. En las nuevas expropiaciones hay haciendas de hasta más de 2 000 hectáreas.

A continuación, algunos enlaces relacionados con las últimas expropiaciones:

RUEDA DE PRENSA DEL VICEMINISTRO ELIAS JAGUAS, HOY.
En esta conferencia de prensa, Elías Jaguas explica los motivos por los cuales se expropian las haciendas.

Es importante explicar, además, que las expropiaciones no son confiscaciones, a pesar de que las tierras son del estado venezolano. Cuando se expropia una hacienda se paga a quienes han tenido uso de esas tierras por las viviendas y otras instalaciones (en Venezuela eso se llama bienhechurías)  que existan en ellas y por los cultivos, animales, etc. Es decir, los ocupantes (que nunca fueron propietarios) son compensados económicamente por los trabajos que han realizado en las tierras expropiadas.

EXPROPIACIONES EN VENEZUELA, APORREA

EXPROPIACIONES EN VENEZUELA, REBELIÓN

EXPROPIACIÓN, HOY DE FUNDO DE 2 800 HECTÁREAS

RECONOCIMIENTO DE UN HACENDADO

EL LATIFUNDIOEN VENEZUELA

EL LATUFUNDIO EN AMÉRICA LATINA

Habrá una continuación para este artículo, en el que se analizará el "colectivismo", el cooperativismo y otras formas de propiedad, como la propiedad de las tierras en la ex Unión Soviética y en países gobernados por muchos años por socialdemócratas, como fue el caso de Suecia, etc.

Todas esas formas de propiedad fueron erróneas y no beneficiaron al país sino sólo a algunos grupos de la sociedad.

Por eso es conveniente y necesario que la nueva forma de propiedad social sea asegurada y consolidada en Venezuela y en otros países que realmente deseen una solución justa al problema de la explotación de las tierras, en beneficio de toda la población.
.....................................................
 
ENLACES A LA SERIE CREAR, CREAR, PODER POPULAR:
 
PRIMERA PARTE
 
SEGUNDA PARTE
 
TERCERA PARTE
 
CUARTA PARTE
 
QUINTA PARTE
 
 
CÓMO LEER MI BLOG

No hay comentarios: