LA VERDAD, SIEMPRE LA VERDAD.

Bienvenidos a leer mi blog. Espero que su lectura les sea útil. La finalidad del mismo es entregar información veraz, analizar articulos de medios tradicionales de comunicación y hacer un aporte positivo, en forma respetuosa. Apoyo la libertad de expresión, pero no el libertinaje, basado en la mentira, la manipulación y el engaño. Apoyo la defensa del ecosistema, amenazado por la explotación irresponsable de los recursos del planeta por parte de empresas a las que sólo les interesa acumular riquezas, en desmedro del bienestar de la Humanidad.

Buscar este blog

Páginas vistas en total

lunes, 30 de agosto de 2021

CORONAVIRUS - NO BASTA CON LA VACUNA. CUARTA Y ÚLTIMA PARTE

CÓMO DEBE SER LA CONSTRUCCIÓN DE LAS VIVIENDAS MODERNAS

¿Se ha imaginado usted cómo fueron las viviendas de las antiguas civilizaciones? En internet se encuentran muchos datos sobre esto. Pero también hemos recibido mucha información en las clases de Historia, en novelas y películas. Nuestros antepasados de hace aproximadamente siete millones de años, se cobijaban en cuevas o en las ramas de árboles. A medida que aprendieron a usar herramientas o utensilios, pudieron fabricar chozas de paja y tierra. Más tarde fabricaron casas con ladrillos y/o adobes y ya no eran sólo lugares donde dormir o cobijarse, sino también donde cocinar y tener reuniones familiares o con amigos. Viviendas modernas hay de todo tipo, desde las más sofisticadas y lujosas hasta las más modestas, algunas similares a las de la Edad de la Piedra, con piso de tierra, invadidas por escarabajos, termitas y muchos otros insectos y arácnidos. En los países donde la economía es mejor, la mayoría de las viviendas son cómodas, pero tienen mala distribución de sus distintas salas y cuartos. Sobre este tema se podría escribir un libro de cientos de páginas, por lo que no se puede profundizar más de lo que permite el tiempo y el espacio en un modesto blog.

Las viviendas modernas se deben planificar de una manera totalmente distinta de lo que se ha hecho hasta ahora. Posiblemente hay muchos nuevos proyectos que han considerado aspectos del ambiente (lo que se suele llamar medioambientales) y económicos. Pero a todos esos nuevos proyectos se debe agregar la parte sanitaria, como garantizar buena ventilación, resistencia a todo tipo de fenómenos meteorológicos, sismos, incendios o deslizamientos de tierra. Uno de los aspectos más importantes es elegir terrenos que no estén muy cerca del mar o de los ríos, que no estén en pendientes muy pronunciadas ni cerca de bosques o polígonos industriales. Como se ha propuesto en este blog, en más de una oportunidad, las viviendas deberían ser auto-reciclables, aprovechando en la mejor forma posible la energía solar y el agua. Habrá una entrada separada, en la que se detallará una serie de soluciones que pueden convertir una vivienda en un una fuente de energía y de producción piscícolo-agrícola, una de las cuales es la acuaponía (VER). 

Con respecto a la parte sanitaria, debería tomarse precauciones para convertir una vivienda en un lugar seguro, libre de enfermedades o de riesgos de éstas. La distribución de los dormitorios y salas de reunión, los baños, la cocina, los balcones y posibles oficinas o talleres debería ser lo más adecuada posible para que haya buena ventilación, refrigeración y calefacción (conviene leer lo que se ha escrito en la anterior entrada, sobre las escuelas). A continuación, algunos enlaces a distintos tipos de viviendas y su distribución. Ejemplo de la construcción de una casa, aquí abajo.

                                                                      fuente

Ejemplo de edificios modernos en España, aquí abajo.


                                                                      fuente

Lo ideal, en la construcción de un edificio con muchas viviendas, es aprovechar al máximo el espacio. Mientras más alto, mejor se logra ese objetivo, siempre que se garantice su seguridad asísmica. Los edificios del ejemplo son lujosos, pero tal vez no suficientemente ecológicos. Es posible que tengan buena ventilación, pero no se ve que se aprovechen bien las paredes, a menos que los balcones sean suficientemente anchos para instalar huertos que utilicen el agua que recicle el mismo edificio. Tampoco trasciende de la publicidad que tengan instalados paneles solares. Eso compensaría aún más los otros gastos en la construcción de tan enormes torres y sería una ayuda al entorno de la comunidad y del planeta.

CÓMO HABILITAR VIVIENDAS OBSOLETAS

Sería imposible demoler todas las viviendas que se han construido hasta ahora (y que, lamentablemente, se seguirán construyendo) con todas sus deficiencias. Pero sí se pueden refaccionar. Se las puede dotar de todos los elementos necesarios, aunque eso lleve mucho tiempo. Se pueden planificar campañas a todo nivel, con información y con incentivos, para que toda la gente colabore, desde las instituciones hasta los dueños de las viviendas.

Lo más importante de todo es legislar, para que todas las viviendas que se construyan en el futuro cumplan con los requisitos suficientes para que sean seguras, desde todos los aspectos mencionados antes, aunque aquí se ha hecho en forma muy somera. Esos mismos requisitos deben aplicarse a las viviendas actuales o de los anteriores decenios o siglos:

1.- DONDE DEBEN SER CONSTRUIDAS

Las viviendas deben ser construidas en lugares muy seguros, preferentemente en terreno plano, con suficiente solidez a gran profundidad, sin acueríferos subterráneos y sin riesgo de deslizamiento. Se debe evitar construir casas o edificios altos cerca del mar o de ríos y a una altura cerca del nivel de las aguas. Por ningún motivo se debe construir viviendas en quebradas o cerca de ellas. Tampoco se debe construirlas cerca de minas, canteras o polígonos industriales en los que se utilice explosivos o materiales químicos. Esos lugares deben ser reforzados, de tal manera que sus residuos no contaminen la tierra ni las aguas. Si bien es conveniente tener jardines y huertos en las cercanías de las viviendas, no es conveniente que haya bosques muy cerca. De surgir incendios en los bosques (que deben contar con muchos cortafuegos) no deben ser afectadas las viviendas, ni por el calor ni por el humo. 

3.- QUÉ ASPECTOS DE SEGURIDAD DEBEN SER INTEGRADOS

Los cimientos de las viviendas deben ser reforzados con pilares o muros de hormigón o de otro material resistente, que los haga soportar inundaciones, movimientos sísmicos de alto grado y fuertes vientos ocasionados por huracanes o tornados. Sus paredes y los techos deben ser resistentes a todo tipo de fenómenos meteorológicos como rayos, intensas lluvias, granizo, nieve o fuertes vientos. Las paredes, puertas, ventanas, techo y piso deben ser construidas con un material que resista altas temperaturas y eviten la propagación de fuego, en caso de incendio.

2.- QUÉ ASPECTOS SANITARIOS SE DEBEN TENER EN CUENTA 

En primer lugar, debería de haber espacio suficiente para que las personas que entren o salgan del edificio lo hagan con suficiente distancia. En cada entrada debería ponerse un lavavorio, para que toda psrsona que entre se lave las manos antes de continuar hacia los pasillos, escaleras o ascensores. Los ascensores deben ser amplios y con suficiente ventilación, preferentemente transparentes en su parte frontal, con acrílico u otro material. Así se puede ver cuántas parsonas lo usan al mismo tiempo.  

Toda persona que entre al edificio debe estar sana. De estar enferma, debería utilizar algún tipo de protección, para que otras personas no se contagien. En todas las áreas cercanas al edificio debería estar prohibido fumar, como también en todo el edificio. Quienes quieran fumar deberían tener un espacio reservado y aislado, donde se puedan filtrar los aerosoles de humo. Los fumadores debebrían pagar una tarifa adicional para compensar los gastos que provoca su adicción al cigarrilo.

Las autoridades sanitarias podrían dictar normas específicas para garantizar que los habitantes del edificio puedan evitar todo tipo de contagios. Todos deben entender que ya nunca más se debe volver atrás, que siempre habrá virus, hongos y bacterias que amenacen la salud y por eso hay que extremar las medidas para evitar los contagios.

CUÁNDO Y CÓMO APLICAR CUARENTENAS

Son las autoridades sanitarias de cada país las que deben determinar si es conveniente y/o necesario establecer cuarentenas. Estas pueden estar justificadas si hay peligro de que una enfermedad contagiosa pueda expanderse con facilidad, como es el caso de la actual pandemia y como lo fue con anteriores pandemias, a las que nunca se catalogó como tales, porque no había suficiente información. Todos deben recordar que hubo muchas gripes llamadas influenzas, que tuvieron origen en forma similar a la enfermedad actual (VER). Aún así, las cuarentenas no deben ser muy prolongadas. Lo importante es que las personas que deben guardar cuarentena (porque se sospecha que pueden ser portadoras de una enfermedad) sean examinadas. Para la actual pandemia se ha estipulado el tiempo de incubación de la enfermedad y dos días extra. Son catorce días, de acuerdo a los conocimientos actuales. Lo más conveniente es que se haga un examen al comienzo de la cuarentena y otro al final de la misma. La duración de la cuarentena puede aumentar o disminuir, si nuevas investigaciones científicas dan resultados que demuestren su efectividad y su duración. Lo importante es no sólo poner a algunos grupos de personas en cuarentena, sino mantener un seguimiento después de la pandemia, para segurarse de que no hay riesgo de que, pese a todas las medidas tomadas, la gente de esos grupos pueda enfermar o contagiar a otros grupos.

PRESCINDIR DE TOQUES DE QUEDA Y RESTRICCIÓN DE LA MOVILIDAD

Los toques de queda son innecesarios y atentan contra un derecho humano fundamental. No se trata de si la gente circule por las calles o no, sino qué hacen en la via pública. Hay gente que sale tarde de sus trabajos y que debe llevar a cabo tareas o visitas que no se puede hacer por el día o cuando es más temprano. Lo importante es impedir que haya aglomeraciones, grandes grupos de personas que hagan fiestas, que bailen en grupos, que se abracen abiertamente, sin mantener las distancias necesarias. Se trata de que las personas que salen a la calle por la noche cumplan con las mismas medidas que se dictan para la gente que está en la calle durante el día. El riesgo de contagio es, incluso, mucho menor en la noche que en el día, porque nunca va a circular tanta gente durante esas horas como durante el día. Además, es más fácil detectar el movimiento de personas durante la noche. Lo importante es patrullar las calles con suficiente personal dedicado a mantener el orden. Por otra parte, se puede recomendar que la ciudadanía reporte cualquier anomalía que ocurra en un determinado sector poblacional. Se puede establecer un turno de vigilancia comunitario, no para actuar sino para informar, sobre problemas de aglomeración, bullicio u otro tipo de situaciones que ocasionen molestias. Esto es algo que se puede establecer en forma permanente, con o sin pandemia. Así se podría evitar, en parte, muchos actos delictivos que atentan contra de la seguridad individual y colectiva.

Lo anterior también es válido para los viajes. Si se toman las medidas correctas, no es necesario impedir que la gente se traslade a grandes distancias. Lo importante es establecer los controles necesarios para impedir que personas enfermas circulen libremente y contagien a otras. Son grupos específicos (posibles portadores de virus) los que deben restringir su circulación, en forma voluntaria. De no hacerlo, las autoridades deben conminarlos a cumplir con las medidas sanitarias. De ser necesario, se pueden aplicar castigos a quienes mustren total desinterés por colaborar para avitar contagios.

CASTIGOS SEVEROS A PARTICIPANTES EN REUNIONES EN LAS QUE SE ARRIESGUE LA SALUD DE LOS PARTICIPANTES Y DE OTRA GENTE QUE SE ENCUENTRE EN LAS CERCANÍAS.

Este punto está muy relacionado con el anterior. Cuando se toman medidas sanitarias hay riesgo de que se confundan las restricciones con atentado contra la libertad. El derecho de circulación, de acuerdo al artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dice lo siguiente: 

1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país. 

 De acuerdo a este artículo, todo ciudadano debe poder circular libremente, en todas partes. Pero se debe entender que hay límites estipulados en la Constitución y las leyes de cada país. En primer lugar, debemos considerar los requisitos necesarios para atravesar fronteras y para visitar o establecerse en un país que tiene leyes distintas al de origen. Cada ciudadano debe identificarse debidamente, por lo que debe poseer documentos que confirmen su identidad. Si cualquiera pudiera viajar por todas partes, sin identificarse al pasar por una frontera, por ejemplo, habría un verdadero caos. Cualquier delincuente podría evitar ser castigado por sus delitos y poder seguir comentiéndolos en otros lugares y países. Aún así, a pesar de rígidos controles, muchos delincuentes logran burlarlos. Con mayor razón podrían circular libremente todo tipo de personas que atentan contra los derechos humanos del resto de los ciudadanos. 

En caso de pandemias o, simplemente, epidemias, se justifica la toma de medidas que implique restringir la libre circulación. Son medidas necesarias para asegurar la salud de toda la población, que también está incluida en los derechos humanos. Además, son transitorias, no permanentes. Sin embargo, no se debe exagerar con esas medidas. Lo más importante es hacer las recomendaciones convenientes y establecer obligaciones necesarias para asegurar la salud de toda la población. 

El uso de la vía pública también debe ser garantizado. Pero eso no implica absoluta libertad para hacer lo que cada ciudadano o grupo de personas haga lo que desee, sin considerar los derechos de otros ciudadanos. En bien de lo público, de la comunidad, deben respetarse normas fundamentales que defienden el bienestar y la tranquilidad de quienes viven en cada una de las calles de la ciudad o pueblo, incluyendo plazas, parques y todo tipo de recinto público. Por eso es inaceptable que existan grupos de jóvenes que se dediquen a hacer fiestas y beber en forma excesiva, como ocurre en España, donde se organizan los llamados "botellones". Su libertad no debe limitar la libertad del resto de la población. En caso de no respetar los derechos del bien público, las autoridades deben utilizar todas las herramientas que tengan a mano, de acuerdo a las leyes y normas de cada ayuntamiento, departamento o provincia.

Cuando se desprecia las leyes y se atenta contra el bien común, se debe castigar a los responsables de los delitos. De haber reincidencia, se debe aumentar las penas de castigo. No se trata únicamente del riesgo de contagiar o ser contagiados. Se trata de permitir que la gente que trabaja y estudia pueda descansar por las noches, para recuperar fuerzas y llevar a cabo sus actividades laborales y de estudio. Todos los ciudadanos tienen derecho al descanso. 

Gracias por leer esta entrada. Recomiendo leer, también, las anteriores. Acepto todo tipo de comentarios y proposiciones para rectificar o mejorar estos escritos.

martes, 17 de agosto de 2021

CORONAVIRUS - NO BASTA CON LA VACUNA. TERCERA PARTE

CAMBIAR LA CONSTRUCCIÓN DE LAS ESCUELAS Y PLANIFICAR NUEVOS HORARIOS.

Aquí también hay que hacer cambios fundamentales. Algunos de ellos se debieron hacerse antes, hace mucho tiempo, pero nadie pensó jamás que llegaríamos a una situación como la de la actual pandemia. Los arquitectos deben diseñar escuelas modernas y seguras, con aulas, talleres, bibliotecas y otras secciones con suficiente espacio y ventilación. 

Lo primero que se debe hacer es reducir la cantidad de alumnos en cada aula. Todas las salas de clases deben tener buena ventilación, que circule aire desde un patio o de la calle. Para ello se deben utilizar filtros especiales e idear, además, un sistema de calefacción o refrigeración en el que no sea necesario el aire acondicionado. Eso se puede lograr con canales de ventilación que hagan circular el aire desde y hacia el techo, pasando por túneles por debajo de la edificación, que enfríen o calienten el aire. El sistema se puede activar con energía solar o con energía eólica. Se puede conseguir buena refrigeración utilizando el aire que hay bajo tierra; es frío a pocos metros de profundidad y es caliente, a mayor profundidad. Ya existen estudios sobre esto y sólo hay que aplicar la tecnología necesaria. En algunos países, como en Suecia, ya se usan estos sistemas de refrigeración y calefacción. Veamos esto en informaciones que se dieron a conocer hace mucho tiempo (VER 1  -  VER 2  -  VER 3). Quien escribe este blog vive en una casa con calefacción que utiliza la geotermia, el calor de rocas y agua que están a más de 100 metros de profundidad (VER 1, en sueco  -  VER 2).

Las actuales escuelas y universidades se deben utilizar como son, pero deben garantizar buena ventilación y distancia de seguridad. Si no se pueden adaptar, a causa de los altos costos de renovación y del tiempo que se requiera para ello, por lo menos deben reducirse consideralmeente la cantidad de personas que interactúen físicamente en los espacios disponibles para los estudios y para los descansos. Tanto alumnos como profesores deben adaptarse a nuevas normas de convivencia dentro de los recintos educacionales. Todos deben asumir que esos cambios son necesarios y que deberían de haberse hecho hace mucho tiempo, sin esperar a que surgiera una nueva pandemia. Los científicos debieron prever que esto sucedería algún día, porque ya ha sucedido antes. Debemos defendernos contra todo tipo de gérmenes patógenos, no sólo del actual y de mayor expansión, en estos momentos.

Los horarios se deben adaptar para distintos grupos. Puesto que habrá menos alumnos en cada aula, es necesario dividir los grupos grande en grupos pequeños, para que todos tengan posibilidades de asistir. Además, se deberá incrementar las tareas que se deben hacer en casa, facilitando todo tipo de programas informáticos para que se utilice en forma adecuada la tecnología. 

Se debe hacer todo lo posible para que los alumnos no tengan que recorrer grandes distancias para ir a sus clases. Hay que incentivar a padres y alumnos para que se matricule a los niños en escuelas cercanas a sus viviendas. 

Continúa en la siguente entrada, cuarta parte.


jueves, 12 de agosto de 2021

CORONAVIRUS: NO BASTA CON LA VACUNA - SEGUNDA PARTE

Continuación de la entrada del 1 de agosto 2021.

SOBRE LOS AEROSOLES

¿Qué es un aerosol? 

Un aerosol se produce cuando un gas comprimido en un espacio muy cerrado es lanzado hacia el exterior. Los aerosoles son pequeñas partículas que hay momentáneamente  en el aire, a causa de fuerzas ejercidas sobre ellas. Un ejemplo son los desodorantes de spray y otros productos almacenados en tubos y que han sido introducidos allí a presión. Otros ejemplos son los aerosoles producidos por tormentas de arena, el choque de las olas del mar sobre las rocas, los gases de escape de automóviles u otros vehículos, las cenizas expulsadas por volcanes en erupción o el humo de incendios, fogatas o cuando se fuma. Cuando hablamos, tosemos o estornudamos, también se producen aerosoles, pero éstos no son expulsados muy lejos del cuerpo ni duran mucho tiempo en el aire. Cuando se estornuda o se tose, la velocidad y la distancia es mayor que cuando hablamos. En esos casos, los virus pueden ser transportados a más de dos metros. Si los aerosoles que expulsamos por la boca o nariz, se mezclan con otros aerosoles, como el humo, por ejemplo, la distancia a la que sin transportados los virus pueden llegar a distancias mucho mayores.

¿Cuál es la mejor forma de protegerse de los aerosoles?

Lo que ya se ha dicho hasta el cansancio: mantener suficiente distancia entre las personas que no conviven, que viven bajo un mismo techo. Al comienzo de la pandemia se recomendaba mínimo un metro de distancia. Después se ha recomendado dos metros, aunque hay entidades que recomiendan aún mayor distancia. Pero tenemos que tener en cuenta que la fuerza de gravedad atrae a todos los cuerpos hacia la tierra. Además, a medida que aumenta la distancia, las partículas se separan cada vez más. Por lo tanto, la peligrosidad de los virus que son transportados por las gotitas de agua, disminuye. Por otra parte, si los aerosoles se unen, como en el caso del humo del cigarrilo, aumenta más el riesgo, por lo que conviene alejarse más de una persona que fuma. También deberíamos considerar en qué dirección sopla el viento. Hay mayor riesgo del lado que viene el viento. 

Otros consejos:

No conviene usar escaleras mecánicas, porque mucha gente se detiene, se deja llevar por el mecanismo de la escalera, lo que la convierte en una especie de recinto cerrado, más aún si la escalera está bajo techo. Tampoco es conveniente usar los ascensores, porque allí se estacionan los aerosoles expelidos por otras personas. Conviene entrar cuando está vacío o si estamos seguros de que éste se ha detenido por un largo tiempo, antes de llegar a nuestro piso. Otro lugar de riesgo son las puertas giratorias, que también conviene evitar. Lo mismo que en los ascensores, los aerosoles se mantienen allí por más tiempo.

Si tomamos todas esas precausiones no hay motivo alguno para usar mascarilla. La mejor medida es mantener la distancia social.

DÓNDE HACER EJERCICIOS FÍSICOS

1. CORRER. Lo ideal es correr o trotar al aire libre. Pero conviene hacerlo en lugares donde se pueda mantener aún mayor distancia de cuando caminamos, sobre todo si otras personas también corren. Si no hay posbilidades de realizar esta actividad en forma segura, conviene hacerlo en casa, si disponemos de espacio suficiente. Podemos comprar equipos, como trampolines o aparatos de los que hay en los gimnasios. También se puede usar plataformas giratorias. Más, no todo el mundo tiene la posibilidad de comprar esos aparatos, que son muy caros. La solución es fabricar aparatos propios o usar una escalera corta, por ejemplo. En futuros vídeos mostraré algunas formas de fabricar algunas aparatos sencillos. Por ahora, puedo recomendar ver algunos vídeos que nos muestran cómo saltar o correr en un espacio muy reducido, en una habitación de nuestro hogar. VER AQUÍ.

2.- EJERCICIOS DE FUERZA. Por supuesto que lo ideal es hacer estos ejercicios en un gimnasio. Pero actualmente son lugares donde los riesgos aumentan más que en otros sitios cerrados, a menos que haya un escaso número de personas y que podamos desinfectar los aparatos antes de usarlos. Por eso, es conveniente hacer estos ejercicios en casa. Como en el caso anterior, recomiendo ver algún video como  ESTE.

LA RESPONSABILIDAD DE LOS GOBIERNOS

Lamentablemente, los gobiernos no están preparados para afrontar una pandemia. Están atados por las leyes de sus países y de su burocracia. Por sobre los gobiernos debería de existir una instancia internacional que se encarque de dictar normas sobre cómo enfrentar, no solo pandemias, sino epidemias o, simplemente, enfermedades graves que son ocasionadas por cualquier tipo de virus o bacterias. No basta con un organismo como la OMS. La nueva instancia debería estar compuesta por profesionales de la salud, elegidos por cada país que envíe representantes. Esos profesionales, además de estar suficientemente acreditados como médidos o científicos de prestigio, deberían tener muchos conocimientos en epidemiología y nutrición. No basta con que dominen sólo una parte de la medicina. Mientras más materias dominen, tanto mejor para desempenar su trabajo. Estos profesionales deben tener, además, conocimientos de economía, logística y comunicación social. La nueva organización sería una especie de ONU, pero con poderes suficientes para obligar a seguir las medidas, que previamente deben ser aprobadas por la mayoría de los representantes, en asambleas anuales o de emergencia, si es necesario. La actual OMS podría transformarse en esa institución, que podría cambiar su nombre, por ejemplo: Gobierno Internacional de la Salud, Ministerio Internacional de la Salud u otro que se adecúe a las nuevas funciones. También podría mantener el nombre actual, pero debería cambiar sus estatutos. Los profesionales nombrados para los cargos representativos deberían ser elegidos por los gobiernos, independientemente de sus ideas políticas. 

Los gobiernos, sin excepción, deberían seguir los consejos y recomendaciones del organismo internacional, al mismo tiempo de mejorar sus sistemas de sanidad, adaptándolos a las nuevas exigencias de cada época. Por supuesto que todos los sistemas sanitarios deberían estar sujetos a lo que dicte el organismo internacional. Una de las primeras medidas de los gobiernos del mundo sería priorizar la entrega de recursos económicos a los servicios sanitarios e impedir que la salud sea comercializada. La salud es un derecho, no una mercancía.

La constitución y las leyes de cada país deben reformarse, si es necesario, para que se apliquen las nuevas normas sobre el cuidado de la salud. La salud, tanto como la alimentación, la educación y la vivienda, son derechos que deben ser respetados, Las leyes no deben estar por encima de esos derechos.

LA RESPONSABILIDAD CIUDADANA E INDIVIDUAL

Muchas veces, la ciudadanía no recibe información suficiente. La información es distorsionada, además, por los medios de comunicación, que especulan y/o manipulan, dependiendo de intereses económicos, religiosos o políticos. A eso le debemos sumar lo que erróneamente se denomina "redes sociales", en las que -gracias al anonimato- se esconden, muchas veces, malas intenciones. Se recurre a la mentira y a la calumnia, por ejemplo. También se exageran datos, se utilizan fotografías y vídeos que corresponden a otros países u otras épocas, un recurso que se utiliza mucho cuando se quiere desestabilizar al gobierno de algunos países, por ejemplo. A veces se trata de gente irresponsable que sólo busca notoriedad,  divertirse a costa del dolor ajeno o sembrar el caos. Lamentablemente, hay  poco o casi ningún control de los canales de comunicación que circulan en Internet.

No obstante, cada persona debería usar el sentido común e informarse por lo canales más fiables. Si bien podemos estar en desacuerdo con ciertas medidas, hay cosas en las que todos deberíamos estar de acuerdo. No podemos negar lo que se ha comprobado. Estamos en medio de una pandemia desde comienzos del ano 2020 y todo apunta a que esta pandemia no culminará hasta que no se haya logrado la inmunidad de grupo, la cual sólo se podrá alcanzar cuando la gran mayoría de la población mundial esté vacunada. Sin embargo, aunque se vacune a toda la población, ya sabemos que los contagios van a continuar, quizás por varios decenios. Todo depende de cómo se seguirán los consejos y cómo se acatarán las medidas de seguridad. Si la gente no pone suficiente de su parte, jamás vamos a detener los contagios. Es más, además de las mutaciones del Covid-19, siempre está latente la amenaza de nuevos virus que pueden provocar nuevas pandemias. La aceleración del cambio climático puede contribuir a que aparezcan nuevas amenazas. Además de las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y otras catástrofes -y, a raíz de las mismas- pueden rebrotar enfermedades que antes se habían extinguido.

La responsabilidad individual, es, por lo tanto, más que necesaria. No podemos culpar sólo a las administraciones. Todos tenemos la obligación de cooperar, de ayudarnos y de ayudar a los demás.

PLANIFICAR HORARIOS DE TRABAJO Y EVITAR VIAJES INNECESARIOS

Las medidas propuestas a continuación son sólo una idea de cómo resolver el problema de contagios en los lugares de trabajo y durante los viajes hacia o desde ellos. Si bien, aplicarlas implican sacrificios, tanto de los trabajadores como de los empleadores, esas alternativas beneficiarían a todos, a largo o corto plazo. A veces es conveniente perder ganancias, e incluso, sufrir pérdidas en el capital empleado, con tal de asegurar el funcionamiento de las empresas, la salud de sus trabajadores y mejor rendimiento en el futuro (con los consiguientes beneficios). 

1.- HORARIOS Y DISTRIBUCIÓN DEL TRABAJO. ALTERNAR TURNOS

Los horarios de trabajo actuales ya no son los adecuados. La gente comienza casi a la misma hora, en la mayoría de los lugares de trabajo. En las fábricas se comienza más temprano, entre las 06:00 y las 08:00 horas. El comercio y otras actividades empieza entre las 09:00 y las 11:00 horas. Esto varía de país a país. Pero en casi todas partes se sigue la mima rutina, lo que concentra a mucha gente viajando a las mismas horas, lo que provoca congestionamiento en el tráfico y la polución aumenta considerablemente durante esas horas. También se producen grandes aglomeraciones en las estaciones de trenes y terminales o paradas de autobuses. Ahora que ya sabemos mejor cómo evitar los contagios (no sólo del virus que está de más actualidad) se debería cambiar los horarios, manteniendo algunos y cambiando radicalmente otros. En primer lugar, se debería reducir la jornada de trabajo a máximo cincos horas. En todos los sitios de trabajo debería disminuir la cantidad de operarios o empleados a la mitad. Para evitar pérdidas muy grandes a las empresas, se puede ampliar el tiempo de funcionamiento de la fábrica u oficina, alternando mínimo dos turnos de trabajo. El primer grupo pueden empezar a las seis de la manana y terminar a las 11, por ejemplo. Por consiguiente el segundo grupo podría trabajar entre las once de la manana y las cinco de la tarde. De ser necesario, la fuerza laboral se puede dividir en tres grupos, algo que ya se hace en muchas fábricas, donde no se puede detener algunas fuentes de energía, motores u otros equipos.

Medidas adicionales: 

  • La gente que comienza su trabajo en las fábricas u oficinas debería entrar por un pasillo separado del que usa la gente que termina de trabajar.
  • Si un operario muestra algún signo de enfermedad respiratoria, debe ser separado de sus funciones inmediatamente, hasta que se demuestre que está sano.
  • En cada lugar de trabajo se debe garantizar la distancia de seguridad entre los trabajadores. De no ser eso posible, se debe recomendar el uso de mascarillas.

2.- PLANIFICACIÓN: LUGARES DE TRABAJO MÁS CERCA

Lo anterior no es suficiente. Se debe procurar que los trabajadores no vivan muy lejos de sus lugares de trabajo. Los ministerios de trabajo y sus respectivas secretarías o subministerios, deberían planificar la ubicación de los trabajadores cerca de las fábricas u oficinas. Se debería favorecer y apoyar todas las iniciativas que puedan hacer esto posible. Ejemplos:

  • De ser posible, cambiar de lugar de trabajo, algo en lo que deben participar activamente las autoridades pertinentes, para apoyar a quienes estén dispuestos a hacerlo, incluso aunque eso implique cambiar de profesión o especialidad.
  • Facilitar acceso a viviendas cercanas a los lugares de trabajo. Se puede habilitar algún tipo de vivienda sencilla y provisora, para pecnoctar los días de semana, por ejemplo. Así no es necesario cambiar el lugar de trabajo.
  • Todo esto puede ser muy difícil de aplicar al comienzo, pero con el tiempo puede resultar menos complicado, sólo hay que tener deseos de colaborar, para mitigar o impedir las consecuencias de los posibles contagios. El virus Covid-19 ha venido para quedarse. Otros virus que nos amenazan desde hace mucho tiempo, también están (algunas pueden estar) al acecho, como las mutaciones de la "gripe española" de 1918 (VER).

RESULTADOS, SI SE APLICAREN ESTAS MEDIDAS

No sólo serían beneficiados los trabajadores y sus empleadores. A mayor salud, tanto física como mental, mayor rendimiento y seguridad. La sociedad entera y el ambiente serían beneficiados, también. Además, las medidas no serían obligatorias sino optativas. No obstante, para garantizar que las recomendaciones fueran aceptadas, se debería dar incentivos especiales a los trabajadores y compensaciones a los empleadores que las lleven a cabo.

Continúa en la tercera parte.

martes, 10 de agosto de 2021

CAMBIO CLIMÁTICO - LA HUMANIDAD ES INOCENTE

Nuevamente se comete el error de acusar a la especie humana de ser la culpable de todas las calamidades más grandes del mundo. Se lo ha hecho en la Historia, con el apoyo de leyendas y profecías religiosas, ya desde la Antigüedad. Diluvios y pestes eran los castigos de los dioses para castigar a los pecadores, que pretendían igualarse a ellos. La justificación de esos castigos eran la "soberbia", porque los humanos querían saber más y hacer cosas que sólo podían hacer los dioses.

Ahora se acusa a la Humanidad de ser la culpable del cambio climático. Y nuevamente se confunden los términos. El cambio climático es algo natural, que ha existido siempre y por eso nuestro planeta ha cambiado constantemente, pasando de épocas de excesivo calor hasta eras de hielo. Nadie puede ser culpable de que algo natural se siga repitiendo. Lo que es grave es que el cambio climátivo se ha visto acelerado (aumentado con rapidez), hasta alcanzar límites que hace unas décadas ni siquiera se podía suponer. Cada año, la temperatura aumenta considerablemente, a nivel global. Por eso aumentan los fenómenos metereológicos, que siempre han existido, pero que ahora se ven multiplicados. El resultado: inundaciones, sequía e incendios que son muy difíciles de controlar.

La Humanidad no es la culpable de esta aceleración del cambio climátido, sino los sistemas de gobierno y la voracidad de los grandes emporios económicos, de las grandes empresas, los dueños de fábricas (entre ellas, las fábricas de armas y municiones), de las mejores tierras agrícolas y ganaderas, además  de la mayor parte de los recursos energéticos, de la gran tecnología, de los sistemas de transporte, etcétera. Son ellos los culpables, no el ciudadano corriente, que tiene que aceptar lo que impongan los bancos, las compañías de seguros y la burocracia. Se organizan foros internacionales y se firman tratados, pero es muy poco el esfuerzo que se hace para limitar aún más las emisiones de CO2 y de otros gases que contaminan el ambiente.

domingo, 1 de agosto de 2021

CORONAVIRUS: NO BASTA CON LA VACUNA - PRIMERA PARTE

Nota del 7 de septiembre de 2021. El tema de esta entrada se ha escrito en cuatro partes.

Esta entrada repite muchas de las ideas o expresiones que están reflejadas en mis anteriores artículos sobre la pandemia, pero quiero hacer un buen resumen y completar con nuevas noticias y argumentos. El objetivo fundamental de mis blogs (especialmente en el tema de la pandemia) es compartir experiencias y conocimientos, no criticar algo sólo por criticar, sino plantear soluciones. Intento ser lo más objetivo posible, pero nadie puede ser cien por ciento objetivo. Siempre hay un límite que nos permite ser o intentar ser originales, con una opinión propia y algo de subjetividad. Lo importante es basarse en hechos y en noticias comprobadas, con veracidad.

LA IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS

La vacuna (o las vacunas) contra la enfermedad Covid-19 (ocasionada por uno de muchos coronavirus) ha contribuido y seguirá contribuyendo a frenar la pandemia, en todo el mundo. Pero no es la solución del problema, sino solo una forma de mitigarlo. Mucha gente que ha sido vacunada, se ha contagiado y gran cantidad de pacientes vacunados ha muerto. La publicidad de las empresas farmacéuticas prometía inmunidad casi absoluta cuando comenzaron a comercializarla, las espectativas eran mayores que los resultados posteriores. Una de las vacunas que ha mostrado tener menos menos eficacia de la que se anunció antes de usarla en Europa, es la fabricada por Pfizer, que ha reconocido que su eficacia no es la que habían prometido al comienzo. Según esta empresa farmacéutica, su eficacia sería de 95%. Sin embargo, su eficacia real es de 91% y a los seis meses baja a solo 84%. Ahora, esta empresa farmacéutica, propone una tercera dosis, para asegurar mayor inmunidad. Las vacunas de Astra Zeneca, Moderna y Jansen tienen algo menos de efecividad. Sin embargo, todas ayudan a disminuir los síntomas y la tasa de mortalidad. Por lo tanto, aunque no nos gusten las vacunas, es necesario usarlas.

Hay varios países que han fabricado vacunas, entre ellos, Cuba. Pero los estudios y la administración de las vacunas cubanas jamás se los menciona en los medios de comunicación. A pesar de ser un país que ha visto disminuir enormemente sus ingresos económicos  -a causa de la pandemia y del bloqueo económico ejercido por Estados Unidos durante muchas décadas- y carecer de muchas materias primas para fabricar medicamentos, este país caribeño ha logrado fabricar varias vacunas, como Soberana y Abdala. Actualmente se ha vacunado, en Cuba, a casi dos millones de personas (VER). En otra entrada me referiré a Cuba, a la fabricación de sus distintas vacunas y a los acontenciminetos  del 11 de julio de este año.

Las medidas más eficaces, aparte de las vacunas, siguen siendo las que la OMS recomendó al comienzo de la pandemia. Pero también hay otras medidas que se deberían aplicar y de las que no se ha hablado mucho. Por otra parte, algunas medidas importantes no se respetan, como es la distancia social. Se celebran eventos deportivos, conciertos y reuniones políticas a alto nivel, en las que se recurre al uso de las mascarillas, como si eso fuera una especie de utensilio mágico. Se ve a gente con mascarillas (que ni siquiera usan bien) abrazándose o dándose codazos o saludándose con los puños. Para darse abrazos, codazos o saludarse de cualquier manera, acercando los cuerpos, aumenta el riesgo de contagio. ¿De qué sirve, entonces, la mascarilla? Se llega al extremo de que la gente se besa en cualquier parte, con o sin mascarilla. Parejas de enamorados se sacan su mascarilla para besarse, luego se la ponen, tal como lo hace mucha gente que se saca la mascarilla para beber, comer o fumar. Esa gente no está consciente de que la mascarilla se vuelve inservible cuando se la saca y vuelve a poner. No tiene sentido volverse a poner una mascarilla que ya ha estado en contacto con el aire o con alguna otra superficie, incluyendo nuestro propio cuerpo, como es el cuello húmedo por el sudor o por la grasa, con el consiguiente cultivo de bacterias que pueden ser nocivas para nuestra salud. ¿Dónde está, entonces la lógica en el uso de la mascarilla? Para que la protección de la mascarilla sea realmente eficaz deberíamos llevar con nosotros decenas de ellas y tomar excesivas precauciones cada vez que nos vamos a poner una nueva. ¿Es posible eso?

Los virus se transmiten, fundamentalmente, a través de las superficies u objetos, que los portadores de la enfermedad tocan o que ensucian al toser, estornudar o escupir. Personas sanas también pueden ser portadoras, al tocar esos objetos o superficies. En el aire, los virus no llegan muy lejos, puesto que son arrastrados hacia la tierra por la fuerza de gravedad. Los aerosoles pueden transportar el virus en el aire a distancias mayores dos metros. Entonces, lo que hay que evitar son los aerosoles y aumentar aún más la distancia entre personas cuando existe ese riesgo. Uno de los aerosoles que puede llevar el virus más lejos en el aire es el provocado por el humo de los cigarrillos. Por eso hay que alejarse más de la gente que fuma e incluso prohibir fumar en lugares donde transita gente. Por supuesto que el hacinamiento en superficies cerradas, como en los autobuses, vagones del metro, trenes y aviones, cuando es imposible mantener una distancia de seguridad, aumenta el riesgo de contagio. En esos casos conviene usar mascarilla.

No hay estudios que demuestren que la mayoría de contagios se debe a aerosoles o contacto con superficies u objetos. La gente se contagia, incluso cuando se toman -lo que se considera- adecuadas medidas de seguridad. Un ejemplo de esto son los muchos casos de contagios entre médicos y enfermeros. A pesar de que en los hospitales se usan mascarillas y otras medidas de seguridad, ha habido más contagiados entre el personal sanitario. Se ha organizado festivales artísticos con extremadas medidas de seguridad, tests de antígenos, uso de geles, mascarillas, etcétera. Aún así, en esos festivales han aumentado los contagios, como es el caso de Catalunya, en España (VER).

MEDIDAS EFICACES PARA EVITAR LOS CONTAGIOS

1.- Lo principal es mejorar nuestra alimentación y hacer ejercicio físico. Lamentablemente, esto es algo que solo un pequeño porcentaje de la población hace en forma adecuada, por desconocimiento o por falta de conciencia e interés. Los gobiernos deberían destinar recursos económicos para informar y motivar mejor a la gente sobre tan importante asunto. También se debe facilitar el acceso a los alimentos más nutritivos y saludables.

2.- Evitar tocar objetos o superficies que puedan haber sido tocados por otras personas, a menos que estemos en nuestra casa, en nuestro entorno familiar. Para ello se requiere que todos los miembros de nuestra familia sean sumamente cuidadosos cuando están fuera del hogar. Por supuesto que es imposible no tocar objetos como el dinero, los pasamanos, las manijas de los vehículos, los picaportes de puertas, los botones de ascensores o de los cajeros automáticos y muchos otros objetos. Hay dos puntos importantes que nos ayudan, en caso de vernos obligados a tocar esos objetos, son los puntos 3 y 4.

3.- Cuidar de nuestra higiene, pero sin exagerar (a esto me referiré más ampliamente en otro punto). Si hemos tocado objetos o superficies con nuestras manos debemos lavarlas apenas llegar a casa. Antes de ello debemos evitar tocarnos la cara, especialmente nariz, ojos y boca. Esto es muy difícil de hacer, porque todos estamos acostumbrados a rascarnos si sentimos alguna picazón o pasar los dedos por nuestros ojos para remover legañas, algún cabello de las cejas o pestañas, limpiarnos el sudor o por cualquier otro motivo.

4.- Usar guantes. La OMS no recomienda el uso de guantes, porque se considera que la gente que los use puede experimentar exceso de confianza y descuiden otras medidas (¿?). Sin embargo, el uso de las mascarillas sí produce exceso de confianza. Por otra parte, el riesgo de contacto con objetos y superficies es mayor que el contacto por aire. ¿Hasta cuándo vamos a ignorar esto? Debería recomendarse el uso de guantes. Lo importante es elegir guantes adecuados, no quirúgicos ni de aquellos que se usa para la limpieza. No existe, actualmente, un guante ideal, que pueda proteger la palma de la mano contra la humedad o superficies ásperas, pero que permita la respiración de la piel en la parte superior. Por ahora, se puede usar, guantes de trabajo. Ver otro punto sobre los guantes, más abajo.

5.- Respirar bien. Aspirar (o inhalar) por la nariz y exhalar por la boca (o nariz). La gran mayoría de la gente no sabe respirar adecuadamente. Al hablar, comenten el error de aspirar aire por la boca, cuando hacen una pausa. En Suecia, la mayoría de la gente habla hacia adentro, por la boca, cuando responden afirmativamente, por ejemplo. Es típica la expresión: "ju" (yuuu), un largo sí derivado de la palabra sueca ja, que se pronuncia como ya. Cuando vemos a periodistas o entrevistados hablando en la televisión, muchas veces notamos cómo hacen sus pausas tomando aire por la boca. También lo notamos cuando escuchamos la radio. Esto ocurre en todo el mundo. Ver otro punto sobre respiración, más abajo. En el siguiente enlace se puede ver cómo, periodista y entrevistado, respiran mal, especialmente el invitado (VER). No es necesario saber sueco para ver cómo habla el invitado, aspirando continuamente por la boca. Se podría encontrar miles de vídeos similares. 

6.- Alejarse de gente que tosa o estornude. Aunque seamos cuidadosos con nuestra salud y tengamos empatía suficiente para con otras personas e intentemos estornudar o toser con la precaución suficiente, hay otras personas que no lo hacen, que muestran gran irresponsabilidad, egoísmo o ignorancia. A estas personas no les importamos, para nada. Por eso debemos alejarnos -aún más- de gente que tenga problemas de salud, que expulsen sus gérmenes patógenos al aire, sin cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo u otra protección. También conviene alejarse más de la gente que fuma. Recordemos que los aerosoles facilitan el transporte de virus a mayores distancias. Si hay viento, protejámonos más del lado que éste sopla.

7.- Evitar lugares donde haya mucha gente y no se pueda mantener la distancia adecuada. No basta con las recomendaciones que dan las autoridades, de máximo cincuenta o más personas. Aunque la cantidad sea menor a cincuenta personas, no conviene estar en espacios cerrados.

8.- Evitar lugares con mala ventilación. La ventilación es muy importante para que los virus no se concentren en un espaco limitado. La carga viral depende, en parte, de la cantidad de virus que una persona pueda recibir en nuestro cuerpo. Mientras mayor cantidad de virus entra a nuestro organismo, mayor es el riesgo de que nuestro sistema inmune se vea sobrepasado. Para tener buena ventilación no debe considerarse el aire acondicionado, porque los sistemas de aire acondicionado son cerrados y pueden contribuir a aumentar los contagios por aerosoler (VER).

9.- Cuando hablemos con otras personas y estamos muy cerca, evitemos hablar frente a frente (cara a cara, como solemos decir). Es conveniente hablar hacia adelante, de tal modo que las gotas de saliva salten hacia otros objetos, pero no hacia la persona que está a nuestro lado. Esto es importante si se viaja en un automóvil o autobús. La otra persona no debe creer que se trata de falta de respeto. Se lo podemos explicar y pedir que haga lo mismo que nosotros. Así podemos hablar con mayor seguridad, con menos riesgo de intercambiar saliva.

Si bien hay una gran variedad de vitaminas, minerales y otras sustancias que fortalecen nuestro sistema inmune, no existe una vitamina que evite, por sí sola, los contagios. Tampoco existe un tipo de alimento que pueda ser suficiente. Todos los alimentos son necesarios y lo que se debe hacer es usarlos debidamente y en las proporciones correctas. Aún así, la buena alimentación, por sí sola, tampoco es suficiente, sino solo una parte importante, para fortalecer nuestro sistema inmune. Por supuesto que no hay medicamento alguno (con excepción de vacunas) que puedan defendernos contra el virus. Lo que sí hay son fármacos que nos pueden ayudar a respirar mejor. 

Antes de seguir leyendo esta entrada, puede ser interesante leer las últimas informaciones publicadas por la OMS. Esa página se actualiza periódicamente y hay muchos puntos de coincidencia con lo escrito en este blog. ABRIR AQUÍ. La página de la OMS tiene algunas secciones que deberían actualizarse más a menudo. Algunas informaciones son de noviembre de 2020. Ojalá esas deficiencias se corrijan pronto.

Ampliación del punto nro 3: LA HIGIENE.

Cuando se quiso concienciar a la gente de la importancia del lavado de manos, se publicaron muchos vídeos que se hicieron virales. En uno de ellos, unos niños jugaban a lavarse las manos. Lo hacían continuamente, usando mucho jabón. Se entendía la idea, pero se exageraba. Si bien debemos lavarnos las manos a menudo, tenemos que pensar en que el consumo de recursos naturales es limitado, como es el agua. Derrochar el agua lavándose demasiado seguido no es bueno para el ambiente. Lea algo sobre esto AQUÍ. El uso excesivo de jabón y detergentes también contribuye a emperorar el ambiente. Por eso debemos usarlo únicamente cuando sea necesario y su uso debe ser moderano, nunca en exceso. Lea algo sobre esto AQUÍ. No es conveniente usar mucho los geles desinfectantes, que se han hecho tan famosos, especialmente desde que comenzó la pandemia, porque pueden dañar la piel. Lea más sobre esto AQUÍ

Ampliación del punto nro 4: USO DE GUANTES.

Así como se recomienda el uso de mascarillas, algo que no se ha demostrado que realmente haya contribuido a evitar los contagios, con excepción de en lugares muy cerrados, con mala ventilación y donde no puede haber distancia suficiente; también se debería recomendar el uso de guantes. Lamentabemente no existen guantes adecuados, pero se puede recurrir a algunos guantes de trabajo, hasta que alguna empresa fabrique guantes que sean más eficases para evitar el contacto directo de nuestra piel con las superficies infectadas. Recordemos que el virus puede vivir varias horas y hasta días en objetos o superficies. Da la impresión de que nadie se ha dado cuenta de esta verdad irrefutable, a pesar de que fueron las primeras informaciones que se dieron desde el comienzo de la pandemia. Incluso, mucho antes, ya se sabía que los virus y bacterias pueden vivir mucho tiempo en cualquier superficie, indiferentemente de si es de papel, plástico, metal o cualquier otro material. Lea más sobre esto AQUÍ y AQUÍ. En el papel, un virus puede sobrevivir hasta cuatro días, por ejemplo. Si leemos un libro de una biblioteca podemos contagiarnos. Si tomamos monedas o billetes, también. Lo ideal sería no tocar un libro o una revista hasta que pasen varios días sin que otra persona los haya tocado. En cuanto al dinero, es muy difícil no usarlo. En la mayoría de los países del mundo se usa dinero, aún. En países más desarrollados ya casi no se lo utiliza, como es el caso de Suecia. En este país nórdico casi todos los pagos se hacen con ayuda del teléfono móvil o en forma digital, con identificación electrónica. El uso de tarjetas nos da mayor seguridad, pero también podemos contaminarlas al apretar los botones de cajeros automáticos o de las cajas de supermercados o tiendas. Contaminamos la tarjeta y contaminamos nuestras manos. Deberíamos pensar que lo expuesto en este punto puede justificar por  qué tanta gente se contagia, a pesar de usar mascarillas e incluso mantienen buena distancia de seguridad.

Ampliación del punto nro 4: USO DE GUANTES.

En los hospitales se usa guantes, especialmente en los quirófanos. Son guantes especiales, para uso exclusivo de médicos y enfermeros. Son de un solo uso, por lo que no son recomendables para utilización fuera de esos recintos. Al contrario, esos guantes se pueden romper fácilmente al entrar en contacto con superficies afiladas, además de ser muy incómodos. Los guantes que se utilizan para limpieza y que nos protegen de fuertes detergentes y líquidos extremadamente ácidos, tampoco son adecuados para utilizarlos en el uso diario. También son cómodos. Tanto los guantes quirúrgicos como los de limpieza, no son para usar mucho tiempo, porque impiden la adecuada ventilación e hidratación de la piel. Los guantes que se usan para el frío son aún más incómodos. Guantes de trabajo hay de muchos tipos, pero ninguno de ellos son cómodos y no nos permiten buena ventilación de nuestra epidermis. Se debe fabricar un tipo de guantes de mejor calidad, pero a ninguna fábrica de guantes le ha interesado hacerlo. Por ahora, conviene usar un tipo de guantes que se asemejen lo más posible a los ideales. Ojalá que la OMS o alguna otra entidad sanitaria considere el uso de guantes como una mejor alternativa a otras, que no tienen suficiente efectividad. Lo importante es saber usarlos, alternarlos y desinfectarlos cuando nos los saquemos. ¿Cuándo y dónde usarlos? Únicamente fuera de casa, cuando es necesario asir cosas que tocan otras personas o donde otra gente las pueda haber contaminado al toser, estornudar o escupir. En realidad, todo lo que puede haber sido infectado por virus u otros gérmenes patógenos. No olvidemos que no sólo hay un virus peligroso. Hay miles de virus, bacterias y hongos, que han ocasionado muertes tempranas desde hace millones de años.

Ampliación de puntos nro 1 y 3: ALIMENTACIÓN Y EJERCICIO FÍSICO, HIGIENE.

Para quienes vivimos en países europeos u otros países que tienen una economía avanzada, no debería ser problema aplicar estas medidas. Con buenas campañas de información se puede lograr excelentes resultados. En estos países se derrochan muchos recursos y se destinan fondos a servicios o actividades comerciales que muchas veces ni siquiera son necesarias. Los recursos mal empleados deberían redirigirse y mejorar la distribución de los mismos, centrándose en las metas sanitarias necesarias para frenar en forma más efectiva la pandemia. Por otra parte, en países menos desarrollados, hay falta de equipos, de preparación técnica e intelectual, de recursos muy importantes, como el agua potable. ¿Cómo le podemos exigir o recomendar a esa gente que cuide su higiene cuando ni siquiera tienen acceso al agua para calmar su sed o preparar alimentos¿Cómo les podemos recomendar que se alimenten en forma adecuada si ni siquiera tienen acceso a los más básicos productos que les pueden proporcionar vitaminas, sales minerales y proteínas? ¿Cómo les podemos recomendar ejercicio físico si carecen de equipos necesarios, de ayuda profesional y de energía suficiente para poderlos llevar a cabo? Estas personas están más expuestas a todo tipo de virus, bacterias y hongos, que pueden ocasionar múltiples enfermedades. Una vez más se repite el hecho de que los países ricos tienen mayores oportunidades para combatir enfermedades. También se repite el otro hecho: los pobres son los más afectados. Los ricos tienen mayores posibilidades de evitar las enfermedades y pueden seguir enriqueciéndose a costa del sufrimiento de los más pobres.

Nueva ampliación, punto nro 3: LA HIGIENE - UÑAS POSTIZAS

He dejado aparte este tema, al que pocos se han referido antes, pero que puede ser muy importante. También es muy sensible, porque puede enfadar y preocupar a muchas profesionales que se dedican a la manicura, especialmente, si están especializadas en poner uñas postizas. La mayoría de las mujeres usan esas sucedáneas de algo normal. En esa forma pueden esconder posibles defectos o porque creen que sus uñas naturales no son suficientemente hermosas. Es la misma vanidad que lleva a muchas mujeres  a operarse los pechos que, en la gran mayoría de los casos, no tienen absolutamente ningún defecto. Debajo de nuestras uñas se puede acumular mucha basura, que a veces es visible. Es una capa negra, que podemos limpiar con una lima u otro instrumento de limpieza. Si nuestras uñas son cortas y transparentes, podemos descubrir (mejor dicho, ver) la suciedad y es más fácil limpiarlas. Si se usa uñas postizas es imposible ver la suciedad y es muy difícil limpiar esa parte del dedo. Tal vez hay que sacrificar un poco la vanidad y acostumbrarse a usar uñas propias, cortas y sin pintar. Es la mejor forma de mantener una buena higiene en esa parte de nuestro cuerpo. Conviene recordar que en un gramo de tierra o polvo puede haber millones de bacterias y virus (VER DATOS Y CIFRAS DE LA  FAO). Hay personas que son muy ágiles al usar sus dedos, cuando conducen un vehículo o manipulan sus teléfonos móviles, a pesar e sus larguísimas uñas. Pero estas personas no están conscientes del gran peligro que puede estar escondido debajo de las mismas. (VER).

Ampliación del punto nro 5. RESPIRACIÓN - CÓMO RESPIRAR

La respiración es la función biológica más importante para todo ser vivo del reino animal, al que pertenecemos los seres humanos. Gracias a nuestro sistema respiratorio, obtenemos oxígeno que hay en el aire. Nuestro sistema repiratorio se compone de fosas nasales (ubicadas en la nariz), faringe, laringe, tráquea, pulmones, músculos intercostales, diafragma y pleura. La nariz es la parte que filtra el aire que inhalamos. Ahí tenemos las fimbrias o cilios (vellocidades), que detienen a las partículas grandes. En las cavidades de la nariz también hay mucosa, que ayuda a atrapar los elementos no gaseosos. En la faringe tenemos aún más mucosas defensivas que continúan el trabajo que antes hacen los cilios y las mucosas de las fosas nasales. Es en esos dos lugares donde tenemos la posibilidad de detener y aniquilar a los gérmenes invasores. Es aquí donde se distribuye el paso del aire y de los alimentos, pero puede ocurrir que los gérmenes que entran por la boca pasen libremente hacia el resto del sistema respiratorio, por carecer la boca de las defensas que tenemos en la nariz. Es por eso que hay mayor riesgo de que se produzcan infecciones que nos impidan respirar. Lo ideal es inhalar sólo por la nariz, no por la boca. Exhalar, para deshacernos del dióxido de carbono, se puede hacer, tanto por la boca como por la nariz. Tanto el aparato respiratorio como todos los demás sistemas de nuestro cuerpo se benefician de un buen ejercicio físico. Además, hay buenos ejercicios para fortalecer nuestros pulmones. La cantidad de aire que guardamos en ellos y su capacidad para vaciar y llenarlos de oxígeno nos ayuda a tener una mejor respiración y rechazar con más fuerza a los gérmenes infecciosos. Recomiendo leer sobre cómo funciona el aparato respiratorio y cómo se lo puede fortalecer.

Continúa en la segunda parte.

miércoles, 31 de marzo de 2021

CÓMO COMBATIR AL CORONAVIRUS: EN LUGAR DE RESTRICCIONES Y MASCARILLAS.

El mundo vive una verdadera paranoia, a causa de la pandemia. En algunos países hay restricciones demasiado duras. Un ejemplo es la obligatoriedad de  usar mascarilla. Si se incumple con esta obligación se puede ser castigado con multas o sufrir una paliza, por parte de la policía. Esto ha ocurrida ya en España, por ejemplo. Se obliga, incluso, a usar mascarillas cuando se va a la playa, aún manteniendo distancias de seguridad. Al mismo tiempo, se permite que haya eventos deportivos y musicales (algunos con afluencia de público). En la televisión se ve competencias de baile o de otras habilidades, en donde la gente se abraza, se besa y se saluda con el codo, con los puños o chocando las palmas en el aire. Lo mismo ocurre con las competencias deportivas, en donde los jugadores hacen piñas de abrazos para celebrar un gol o una victoria. En todo esos casos se da ejemplo de lo que no se debe hacer. ¿Cómo se puede permitir que se realice todo tipo de eventos deportivos y artísticos, en los que no se respetan las restricciones que el resto de la población sí debe o debería cumplir?

En España, el uso de la mascarilla es obligatorio, incluso al aire libre, en el campo o en la playa. En Suecia no se obliga a usar mascarilla, pero mucha gente lo hace, en forma voluntaria. Sin embargo, se han tomado muchas medidas en todos los centros comerciales y en cada tienda. Hay letreros que indican el máximo de clientes que pueden entrar, la distancia recomendada y la invitación a acudir a esos lugares en horas que tienen menos afluencia de público. En algunas tiendas hay que esperar en la entrada, hasta que un empleado nos haga pasar, como en las farmacias. Si entramos a un centro comercial o en otros lugares podemos ver a gente que tiene miedo. Éste se ve no sólo porque la gente intenta alejarse de los demás, se lo nota en las expresiones del rostro, en los ojos y en los movimientos de los brazos o los hombros. Hay quienes se sienten estresados, expresan verdadero pánico y miran en derredor con cara de susto. Se da todo tipo de situaciones: gente tranquila, que mantiene las distancias, gente que se aleja en extremo, se detiene y no se atreve a caminar. También se ve a gente irresponsable que se acerca tanto que casi nos toca. 

He escrito coronavirus en esta entrada, de nuevo. Lo hago porque todo el mundo usa esa palabra. A estas alturas, supongo que la gente tiene más claro que el virus causante de la pandemia se llama SARS-CoV-2 y la enfermedad que produce es Covid-19. La palabra coronavirus está mal usada.

¿Cómo combatir al virus causante de la enfermedad?

En la misma forma en la que se combate a otros virus y bacterias, como lamentablemente casi nunca se hace. Lo fundamental es tener una buena alimentación, con las vitaminas, proteínas y sales minerales que nos permitan un buen metabolismo, para mantener buen equilibrio en nuestro organismo y fortalecer nuestro sistema inmunitario. También es necesario hacer ejercicios fisicos suficientes.

Una de las vitaminas que nos ayuda a fortalecer nuestra inmunidad es la vitamina D. Recientes estudios científicos (y otros no tan recientes) han demostrado la importancia de esta vitamina. A continuación, algunos enlaces sobre esos estudios y las recomendaciones de la OMS y otras entidades científicas publicados en distintos medios.

ARTÍCULO PUBLICADO HOY POR "KAROLINSKA INSTITUTET", EN SUECO

VER PUBLICACIÓN EN INGLÉS POR "THE LANCES"

VER PÁGINA DE LA OMS DEL AÑO 2017

VER PÁGINA DE PERIÓDICO MÉDICO SUECO DE NOVIEMBRE, 2020. EN SUECO

LA VITAMINA D Y SU PODER CONTRA EL COVID-19

CORONAVIRUS Y VITAMINA D - BBC

¿QUÉ ALIMENTOS TIENEN VITAMINA D?

No es sólo una vitamina, no es sólo un tipo de alimento, lo que nos puede ayudar. Lo importante es tener una alimentación equilibrada y completa. Hay muchas vitaminas, sales minerales y ácidos grasos esenciales que fortalecen nuestro sistema inmunológico (VER). Pero la buena alimentación en sí, tampoco es suficiente. También es muy importante la actividad física. Si toda la gente se cuidara, no sería necesario tomar medidas tan extremas como son el uso de mascarillas. Tampoco sería necesario tántas restricciones. ¿Cuándo se va a dedicar más importancia a la educación de la población sobre cómo fortalecer el sistema inmunológico? 

Es una obligación de todos los gobiernos del mundo informar bien a la población y ayudarla a cuidarse. 

Se debería hacer campañas de información sobre la alimentación y la actividad física en todos los medios de comunicación y utilizar todas las redes sociales para concienciar a la gente sobre la importancia de cuidar la salud de la mejor forma posible. Por supuesto que, al mismo tiempo, se debe dar la posibilidad a toda la población para que todos puedan hacerlo. Esas medidas son mucho más importantes que cualquier otra, como los confinamientos y prohibiciones de todo tipo.


viernes, 19 de febrero de 2021

COMO LA HISTORIA DEL ROBO DE LA GALLINA: RAPEROS A LA CÁRCEL

Entrada publicada el 19 de febrero de 2021 y actualizada el 20 de febrero del mismo año.

Es muy conocido el ejemplo de injusticia en algunos países, que un pobre puede ser encarcelado por robar una gallina, mientras un rico puede evitar la cárcel, aunque haya cometido delitos mil veces peores que el simple robo de una gallina, por intentar saciar el hambre de una familia en la miseria. No es justificado el robo, por muy poco que sea el daño ocasionado. Pero el castigo no debería ser mayor que el castigo de otros delitos mucho más graves. El robo de la gallina es un ejemplo, que se ha usado muchas veces. También hay similitud en muchos otros casos, sobre todo si hay discrepancias sobre si una acción se condidera delito o no. Mucha gente es condenada injustamente, por solo expresar sus opiniones. Existe algo muy necesario que debe funcionar en todas las sociedades: la libertad de expresión. Por supuesto que esta libertad no puede ser ilimitada. Si alguien llama abiertamente a la violencia e incita al odio, debe juzgarse a esa persona, de acuerdo a leyes muy claras. Tampoco debe aceptarse la mentira o la calumnia. Se puede opinar sobre algo que se cree debe de hacerse de una u otra manera, pero si se afirma algo, se debe hacer con pruebas y con hechos, recurriendo siempre a la verdad. La mentira jamás debe ser aceptada como argumento. Si se comprueba que hay delito, las penas pueden variar, desde multas hasta trabajo social. En casos muy extremos se puede recurrir a la cárcel. Los castigos no pueden ser, sin embargo, superiores a los castigos por otros delitos mucho más graves.

Actualmente hay manifestaciones en España, en las que se pide la libertad de un rapero, encarcelado por sus ideas y sus canciones. Se lo acusa de enaltecimiento al terrorismo. También hay otro rapero exiliado, por el mismo motivo. Mientras tanto, muchos políticos corruptos, además de un representante de la monarquía española, jamás son condenados por graves delitos y por robos al Estado. Todos esos corruptos (con algunas excepciones utilizados como cabezas de turco) se burlan de la justicia. Tienen mucho dinero para pagar abogados, que conocen todos los resquicios que permite una serie de leyes enmarañadas, que han sido hechas para salvarlos. Una de las tácticas utilizadas para eludir la justicia es esconderse en su inmunidad parlamentaria o de "Jefe de Estado". Otra es la de dejar pasar el tiempo hasta que los delitos prescriban. Un juez puede detener una investigación durante varios años, hasta que ya no sea posible continuar con el procedimiento legal de la acusación, porque el tiempo ha prescrito. Si alguna vez los corruptos llegan a ser condenados, salen mucho antes de cumplir sus condenas, por tener "buen comportamiento" en la cárcel o porque han hecho cursillos que demuestran "sus intenciones de reinsentarse en la sociedad".

Con respecto a los raperos, muchos no estamos de acuerdo con algunas de las frases utilizadas. Algunas de esas frases no tienen sentido o son peyorativas. Sin embargo, si se estudia a fondo el contenido de sus canciones, éstan dicen muchas verdades irrefutables. Esas verdades son una amenaza para la falsa democracia, que algunos insisten en llamar "democracia plena". Por eso los representantes del Estado opresor quieren impedir que se conozcan. Hay que hacer creer a la población que todo lo que se dice en las canciones son falacias o llamados a atacar las instituciones e, incluso, incitando a la violencia, a revueltas y "revoluciones". Lo curioso es que ninguno de los jueces, políticos o periodistas que utilizan la palabra revolución tiene siquiera idea del significado de la misma.

Los hechos de violencia, que acompañan a las manifestaciones pacíficas son condenables, como también es condenable la exagerada violencia de los cuerpos policiales, que en muchos casos son los que ocasionan la violencia, atacando a los manifestantes. Como en muchas otras ocasiones, tanto en España como en otros países, siempre hay pequeños grupos de pandilleros o infiltrados que ocasionan destrozos y atacan a las fuerzas policiales. Pero la mayor parte de la culpa la tiene la policía, que arremete indiscriminadamente contra todos los manifestantes, incluso a quienes levantan sus manos en señal de manifestación pacífica.

ENLACES:

TRES DÍAS DE PROTESTA. PÚBLICO.SE

ENTREVISTA A PABLO HASÉL, EL RAPERO ENCARCELADO

CANCIONES DE VALTONYC, EL RAPERO EXLILIADO

Conviene leer varios medios de comunicación para formarse una idea más clara sobre las causas de las manifestaciones en muchas de las grandes ciudades españolas.



domingo, 8 de noviembre de 2020

JOE BIDEN, NEW PRESIDENT: EL MUNDO PUEDE RESPIRAR MÁS TRANQUILO A PARTIR DE AHORA

Millones de personas están contentas, sobre todo en Estados Unidos. Por fin ya se sabe quién será el nuevo presidente de ese país. No importa ya cualquier demanda judicial que interponga el perdedor Donald Trump. La diferencia de votos y electores (o delegados) es suficiente para eliminar cualquier duda. Por fin se puede rspirar un poco mejor.

Hay muchos millones de ciudadanos que están contentos, también hay muchos otros millones que se sienten aliviados. Contentos no es lo mismo que aliviados. Contentos están quienes se han librado de un presidente desequilibrado, egoísta y mentiroso; un hombre que carece totalmente de escrúpulos, altamente peligroso. Aliviados están quienes esperan que el nuevo gobernante estadounidense muestre un poco más de cordura que su predecesor. 

La elección de un nuevo presidente, que era una alternativa mejor que el gran empresario, especulador y evasor de impuestos, no significa que todo cambie, ni en Estados Unidos ni en el resto del mundo. El imperio sigue siendo el mismo y continuará intentando aumentar su hegemonía en el mundo entero. Se continuará apoyando a las clases más pudientes de cada país y se continuará incentivando Golpes de Estado en muchos países que no aceptan su hegemonía.

Por otra parte, sí que habrá cambios importantes en la política internacional. Dos temas som de gran importancia para el mundo: la lucha contra la aceleración del cambio climátido y el apoyo a la OMS, que necesita recursos para combatir todo tipo de enfermedades, a pesar de los errores que se puedan cometer. Lo importante es vigilar que los trabajos sean transparentes y que se incentive la investigación científica, dando prioridad a los intereses de todos los ciudadanos, no a las empresas farmacológicas, que siempre se enriquecen gracias a las enfermedades y las medicinas que se producen contra las mismas.

Ya no hay peligro de que una mente insana e incontrolada como la de Donald Trump siga envenenando al mundo, pero debemos ser cautelosos con la nueva administración de Joe Biden. Para él, los intereses del imperio siempre van a ser primordiales, aunque las fuerzas de izquierda que lo apoyaron, tal vez puedan contrarrestar, en parte, los excesos de política expansionista y colonialista.




domingo, 25 de octubre de 2020

CORONAVIRUS Y EL MODELO SUECO, MUY BIEN. PERO FALTAN ALGUNAS MEDIDAS DRÁSTICAS.

Quienes vivimos en este país escandinavo podemos sentirnos premiados. Nunca, durante la pandemia, se ha obligado a la gente a usar mascarillas, aunque se las recomienda en casos muy especiales, en hospitales y recintos de ayuda a los ancianos. Tampoco se ha prohibido jamás salir a la calle, aunque se ha recomendado hacerlo sólo si es necesario. También se ha recomendado no viajar y evitar reuniones con muchos participantes. En todas partes, tanto las empresas privadas como de servicio público, han puesto letreros que nos recuerdan mantener entre un metro y medio y dos metros de distancia. También hay geles desinfectantes en muchos sitios, que se usan en forma gratuita.

Todo lo anterior está muy bien. Pero también se cometen errores:

1.- No hay obligaciones para las empresas de transporte, de tal modo que eviten el viaje de muchas personas al mismo tiempo. Si bien al comienzo de la pandemia era poca la gente que usaba autobuses y trenes, lo que permitía mantener suficiente distancia entre los pasajeros, actualmente se los ve llenos de gente, sin que haya posibilidad de mantener la distancia de seguridad. Lo correcto es obligar a esas empresas a asegurar esas distancias, limitando la cantidad de pasajeros. Si bien las distancias se mantienen en muchos sitios, si no se hace los mismo en trenes y buses, no hay posibilidades de evitar los contagios y éstos  se pueden multiplicar en la misma forma que está ocurriendo en Alemania, Francia y España, entre otros países, donde la pandemia está incontrolable.

                                                                  fuente: proletären, un periódico sueco.

2.- No hay obligaciones para profesores y estudiantes. Se ve grandes grupos de alumnos, muchas veces dirigidos por sus profesores, que se trasladan a distintos sitios sin mantener la distancia de seguridad. Para ellos parece no existir la pandemia. Se puede entender que los alumnos, por su corta edad e inmadurez, cometan errores. Pero no se puede aceptar que los profesores nada hagan por evitarlos. Ellos mismos forman parte de los grupos. ¿Dónde están los directores de las entidades educativas? ¿Dónde están las autoridades que deben velar por la seguridad, tanto de los alumnos y personal académico, como también del resto de la población?

3.- En bares y discotecas se ha abusado de la libertad de reunión. Si a eso le sumamos el fumar y las bedidas alcohólicas, nadie puede garantizar, en absoluto, que no aumenten los contagios en esos sitios.

Conclusión: en Suecia estamos bien, tenemos menos riesgos de contagio y podemos trabajar, estudiar y aprovechar de nuestro tiempo libre  en completa libertad. Pero estaríamos mejor si se tomaran algunas medidas drásticas para impedir grandes aglomeraciones y hacinamientos en espacios cerrados. La distancia de seguridad es lo más importante para evitar los contagios. Eso nadie lo puede rebatir. Está muy bien que los ciudadanos puedan decidir por sí mismos, que no se les obligue a confinarse y evitar todo tipo de vida social. Pero también se necesitan medidas duras para quienes abusen de esas libertades. La libertad es necesaria, el libertinaje es dañino.


sábado, 24 de octubre de 2020

CORONAVIRUS: PALOS DE CIEGO. LA PANDEMIA NO SE DETIENE, SIGUE AVANZANDO CON FUERZA

Si estudiamos con sumo cuidado los acontecimientos desde febrero hasta octubre (siete meses), podemos constatar que casi ninguna de las medidas que se han tomado han tenido efecto alguno para detener el avance de la enfermedad Covid 19. Si dejamos a China y otros países asiáticos a un lado y nos concentramos únicamente en Europa y América (me refiero a toda América, no a Estados Unidos de América), no ha servido de nada toques de queda ni confinamientos. Si bien es cierto, los contagios disminuyeron en algunos países mientras había cuarentena casi total, las infecciones se han mantenido y al suavizar las restricciones los casos positivos se han disparado. Se podría decir que se intentaba presionar algo que podía explotar en cualquier momento. Los gobiernos se han dado cuenta de que los confinamientos no pueden durar toda la vida. No hay pueblo ni economía que lo soporte. De haberse evitado esas cuarentenas y confinamientos, no se habría dañado tanto la economía, como ha sucedido. Ya todo el mundo sabe que lo que muchos advertimos en marzo se ha convertido en realidad. La precariedad ha aumentado, muchas empresas han quebrado y siguen quebrando. El paro ha aumentado más que durante cualquier otra crisis económica anterior y el hambre se ha multiplicado enormemente. Y como siempre, las capas más vulnerables de la sociedad han sido y seguirán siendo las más afectadas. Sin embargo, se recurre nuevamente a los confinamientos y aumentan los toques de queda y otras duras medidas. Ya se ha demostrado que esas medidas son ineficaces, pero se las sigue adoptando. Una excepción es Suecia, donde no ha habido confinamiento sino únicamente recomendaciones de mantener la distancia de seguridad. Lamentablemente siempre hay gente que hace caso omiso de las recomendaciones. Aún así, Suecia no ha tenido el mismo aumento de contagios. Los países que más usaron prohibiciones y castigos son los que tienen mayor aumento en contagios y muertes en esta segunda ola epidémica.

¿Qué es lo que se ha hecho mal? Pues, casi todo. Desde la OMS hasta los gobiernos de países más pequenos, todos han cometido errores importantes. Se ha instaurado muchas prohibiciones y se ha obligado a los ciudadanos a utilizar medidas completamente innecesarias e ineficaces. Se ha perdido el horizonte y se ha fallado en la educación de la población. Ejemplo de ellos es la obligación de usar mascarillas, utensilio que sirve más que nada en los hospitales, para proteger a los pacientes, especialmente en las salas de operaciones quirúrgicas, en los quirófanos. Cuando hay heridas abiertas y riesgo de infección por gérmenes patógenos es muy importante usar las mascarillas. Gérmenes que no son peligrosos pueden llegar a serlo cuando hay una exposición tan delicada.

En otros lugares y circunstancias, la mascarilla se transforma en un arma de doble filo y se convierte en vehículo de contagio. Esto parece que ha sido olvidado por expertos en epidemiología y científicos. Como ya he afirmado en anteriores artículos, las mascarillas deben ser de buena calidad para que puedan servir de algo, no basta con material de algodón ni sintético. Pero esas mascarillas son muy caras de producir. Además, no se deben manipular, no se pueden sacar y poner como se hace con los anteojos (gafas) o con un sombrero. Muy a menudo vemos en la televisión cómo se comporta la gente con sus mascarillas. Se las tocan porque se deslizan cuando se habla o se mueve el cuerpo en forma rápida. A veces se las ponen en el cuello para descansar de ellas y luego se las vuelven a poner en la boca. Cada vez que se sacan de la boca o se las mueve, se las contamina. Eso lo hace la gente continuamente, sobre todo si van a beber o comer algo. Si se usan por mucho tiempo (se las manipule o no) se cultivan gérmenes entre la mascarilla y la boca. Al sacar la mascarilla se envía millones de gérmenes al aire. Luego, al tirarlas a la basura se contamina todo lo que hay en derredor, a menos que se las tome con guantes y se cierren herméticamente los cubos de basura. ¿Cuántos cubos con esas características hay? Hay millones de mascarillas tiradas en las orillas de los caminos, en los bosques y pantanos. Muchas de ellas son transportadas por los ríos hacia el mar, aumentando la contaminación ambiental. Si se tiran a los basureros, ¿Cuántas personas utilizan guantes para manipularlas? Sí, claro. Se puede decir que para eso hay que lavarse las manos. ¿Cuántas personas se lavan las manos después de tirar a la basura una mascarilla? Y si se lavan, ¿Cuántas personas lavan la canilla o el grifo al lavarse las manos? Lo que hace la gente, incluyendo a la mayoría de quienes leen este artículo en este momento, se lavan las manos, tal vez, muy bien y con bastante jabón; pero no lavan el grifo, que ya ha sido contaminado con virus y otros gérmenes. Luego se secan con una toalla y dejan los gérmenes en ella.

Con toda la información que hay actualmente se puede confirmar que los virus (en general) se transminten directamente de persona a persona. Una de las vías contagio es el aire, siempre que se esté muy cerca de la persona que habla, tose o estornuda. En los aerosoles el virus puede llegar más lejos, como en el caso de fumar o cuando hay mucha humedad. En esos casos la distancia de seguridad debe ser mucho mayor. En algunas zonas de Espana se ha prohibido fumar en espacios públicos, algo que se debería hacer en todo el mundo. Los riesgos aumentan en espacios cerrados. Si nos movemos en espacios abiertos el peligro de contagio disminuye considerablemente. Si mantenemos la distancia de seguridad, el peligro de contagio es mínimo. La otra vía de contagio son las superficies en las que cae el virus. Se sabe que en algunas superficies u objetos el virus puede mantenerse activo hasta tres días. Hay indicios de que el virus que ocasiona el Covid 19 puede sobrivivir, incluso, en alimentos congelados. Por lo tanto, ni la nevera ni los congeladores son espacios seguros.

¿Qué se puede hacer entonces? Hay una medida que nos puede ayudar mucho: el uso de guantes. Lo importante es saber usarlos bien y elegir los que tengan mejores cualidades protectoras. No existen guantes ideales para evitar los contagios y sentirse cómodo, al mismo tiempo. Los guantes de goma son incómodos y no permiten que la piel respire bien. Los guantes de algodón dejan pasar la humedad. Lo conveniente sería fabricar guantes especiales, con un material sintético que impida pasar la humedad pero que permita una buena respiración de la piel. Yo he utilizado algunos guantes que tienen polyester o un material similar en la palma. A continuación se pueden ver algunos de los guantes que he utilizado:




¿Cómo se deben usar los guantes?

Para mayor seguridad, deben desinfectarse cada vez que se hayan usado. Para ello se debe usar un líquido desinfectante con mínimo 75% de alcohol. También es conveniente lavarse las manos una vez que nos los hemos quitado. No conviene usar líquidos o geles desinfectantes para las manos. Su uso puede ocasionar problemas de salud en la piel. Espero mostrar pronto en un vídeo cómo se debe poner y sacar los guantes de una forma segura.

También conviene tener varios pares de guantes, si hay que salir a la calle muy a menudo. Siempre hay que tener guantes desinfectados y dejar "descansar" los guantes que acabamos de desinfectar. Recuerde que nuestra piel es delicada y mucho contacto con desinfectantes la pueda dañar.

Ánimo y a seguir resistiendo. Recuerde que una dieta sana y ejercicio físico nos ayudan a mantenernos activos y resistentes a todo tipo de gérmenes patógenos. Si el contenido de este artículo le parece importante, ayude a divulgarlo. Entre todos podemos ser más fuertes y sanos.